FINAL FANTASY XV

Final Fantasy XV, tercer aniversario del retorno del rey

Ya han pasado tres años del lanzamiento de Final Fantasy XV y aún sigo pensando en el. Tres años desde que lo introduje por primera vez en la consola y escuché el tema de Sommus de la maestra Yoko Shimomura.

Final Fantasy XV es un juego que me ha marcado, de esos que esperas con muchas ganas, y cuando te pones a jugar por primera vez te abraza con todas sus fuerzas y no te suelta. Pocos juegos consiguen esa afinidad conmigo y por ello estoy escribiendo estas palabras tres años después de su lanzamiento.

Soy un gran fan de la saga de Square-Enix, y como muchos de los que estáis leyendo esto, desde que jugué a Final Fantasy VII a finales de los 90. Desde entonces son siete juegos los que han venido después, sin contar los spin off, y no todos me han emocionado como la quinceava entrega; quizás no a este nivel.

Dejando a un lado la polémica del desarrollo de FFXV, que al final ha dado uno de los mejores juegos de la franquicia, al menos para mi, el juego ha tenido un largo recorrido desde su lanzamiento. Fueron muchas las actualizaciones que fueron llegando, con arreglos, mejoras y añadidos, además de una expansión llamada Royal Edition.

Pero mi primera partida de FFXV fue con el juego tal y como se lanzó en un principio, y es la que me ha marcado. La recta final del juego, el final en sí mismo, es uno de los mayores eventos que he vivido en esta generación y uno de los mejores finales de la saga. Y después el vacio, el vacio infinito que te deja esos juegos que te tocan muy adentro.

No es un final feliz, no es el final que quizás esperábamos, pero sí es el final que este juego merecía. Por ello ha conseguido que tres años después sigamos acordandonos de él, que aún haya gente jugando al título y compartiendo sus capturas, y que aún seamos muchos los que seguimos expresando nuestros sentimientos para con el juego.

A día de hoy retomo este trailer y me sigue poniendo los pelos de punta. Y aunque está hecho con descartes que no aparecen en el juego final, después de jugar se potencia aún más las sensaciones y se torna aún más sentimental. ¡Magistral!

Final Fantasy XV es un viaje, un viaje rodeado de tus amigos hacia tu destino, y una historia que dejará huella en tu corazón. Todo empaquetado en una obra bellísima, acompañado de una de las mejores bandas sonoras de la historia de los videojuegos, y de los personajes más vivos que he visto nunca.

Tenemos que sumar al conjunto a Ardyn, no puedo olvidarme de él, porque quizás es el mejor villano desde Sefirot. El equipo de desarrollo capitaneado por Hajime Tabata se propuso superar al villano de Final Fantasy VII, y si no lo ha superado, lo han colocado a la misma altura y en el panteón de los mejores personajes de la franquicia.

Si decides embarcarte en este viaje, si decides jugar a Final Fantasy XV por primera vez, déjate llevar por lo que el juego ofrece. Déjate abrazar por él y disfruta, disfruta mucho.

Final Fantasy XV es esa persona especial que llega a tu vida, que apenas sabes de ella pero te enamora, y contra más profundizas y más las conoces, más la quieres.

Este tema me hizo llorar, una vez más, cuando jugué la Royal EditionEstá compuesto por Yoshitaka Suzuki, que ha compuesto temas para juegos como Final Fantasy XIII-2 o Metal Gear Solid 4, entre otros.

He tenido la suerte de vivir los dos caminos finales de Final Fantasy XV, con y sin la expansión, y ambos me parecen magistrales.

P.D: Si juegas por primera vez te recomiendo encarecidamente, es más, te obligo a que veas antes de jugar la película y el anime que se realizó para acompañar al juego. La experiencia es mucho mejor; yo lo hice así y aquí me tienes escribiendo esto.

Please follow and like us: