SHENMUE III

Shenmue III: Primeros días en Bailu entre desconocidos

Por fin he podido jugar a Shenmue III y las primeras sensaciones no podrían ser mejores. Os cuento que tal mis primeras horas de juego en Bailu.

Ya tengo Shenmue III en mi poder, después de meses de espera para poder hacerme con el. El juego se lanzó en noviembre del pasado año, coincidiendo con Death Stranding, y ya sabéis cual fue mi elección.

Mi economía no está para echar cohetes, así que aprovechando que he vendido algunas cosas y que el juego ha sido rebajado hace unas semanas, pues me hice con el.

Estoy muy comprometido con este proyecto y no quería hacerme con una copia de segunda mano, quería aportar mi granito de arena a Shenmue III, pero tampoco podía pagar el precio de novedad.

Pero dejando a un lado mis penas, voy a comentaros que me está pareciendo los primeros días de vida en Shenmue III, y su primera localización: Bailu.

Primeras noches en Bailu, primeras sensaciones

Ya comenté hace bastante tiempo que Shenmue III me daba la sensación de ser puro Shenmue; los que realmente habéis jugado a las dos primeras entregas entenderéis de qué hablo.

Es uno de los miedos que tenía, que se disiparon hace tiempo y que he podido comprobar a la hora de ponerme a los mandos, creía que Shenmue III no sería similar en experiencia y sensaciones a los originales.

SHENMUE III
El diseño de producción del juego está a un nivel muy alto. El juego es precioso se mire desde donde se mire.

 

Pero es todo lo contrario, es como volver a casa después de mucho tiempo, todo sigue en el mismo sitio y todo se siente como siempre.

Quizás esto puede ser algo negativo para los nuevos jugadores que lleguen a Shenmue III como primer contacto con la saga, pero es muy positivo que sea así y es como debería ser.

Al final esto no deja de ser un regalo para los fans y es todo un acontecimiento que podamos estar jugando a Shenmue III después de tanto tiempo.

Bailu y su gente

Los primeros días en Bailu son de reconocimiento y exploración. Está muy lograda la sensación de llegar a un pueblo donde nadie te conoce y a lo largo de los días empezarán a tomar confianza contigo.

En parte gracias a Shenhua, que vive en el pueblo y te acompaña en varias ocasiones, para que los lugareños sepan que pueden confiar en Ryo.

SHENMUE III
Así terminaba Shenmue II y así empieza Shenmue III. 

La historia empieza justo donde Shenmue II tocaba fin, exactamente en el mismo lugar. Repite la última escena del juego de Dreamcast para que entres en contacto y desde ahí todo es nuevo.

Como buen Shenmue, te tocará ir informando de los lugares a los que tienes que ir y de recoger información sobre tu investigación, todo con la ayuda de la gente de Bailu.

Aquí no existen marcadores de donde tienes que ir, más allá de carteles que indican para donde están algunas zonas, tienes que quedarte con los lugares y preguntar a la gente cuando te pierdes.

Algo que harías en 1987, época en la que ni existe el GPS, ni los móviles con Maps. Para algunos jugadores esto quizás se puede tornar tedioso, para los fans de Shenmue es su pura esencia.

Exploración adaptada

He leído varias críticas negativas sobre Shenmue III, alegando que la exploración está muy acotada a la historia. Yo me pregunto ¿Jugaste a Shenmue I y II? Porque esto siempre ha sido así.

Los primeros compases del juego estarán acotados a pocas zonas y conforme vaya avanzando la historia, y necesites ir a ciertos lugares, el mapeado se irá abriendo.

Una cosa que noté, y que era evidente que sería así debido al presupuesto con el que ha contado el juego, es que las rutinas de los personajes eran inferiores a Shenmue I y II; sobre todo al primero, que es que mejor las tenía trabajadas.

Pero si es cierto que noté que estás rutinas mejoraban conforme el mapeado se iba extendiendo a la exploración. Los personajes se mueven por diferentes lugares, los niños te los encuentras jugando muchos sitios y he seguido a un par de personajes, los cuales hacen la ruta completa.

Aún sigo en Bailu, han pasado casi una semana en Shenmue III, y ya reconozco dónde está cada lugar y a donde tengo que ir cuando me indican una dirección. Todo ello logrado mediante la exploración y recordar los lugares, pura esencia de esta saga.

100% Shenmue

Como decía al comienzo de esta entrada, Shenmue III se siente puro Shenmue. Todo está donde tiene que estar, todo se siente como se sentía en Dreamcast (el origen de esta saga) y aunque ciertas cosas han cambiado, como el combate, la esencia, lo que realmente nos gustaba de esta saga, sigue intacto.

Yo no concebía Shenmue III de otra forma. Es más, sino fuera así no se sentiría como Shenmue.

Yu Suzuki ha sabido transportar los juegos de Dreamcast al motor Unreal Engine, con un grupo de trabajo muy reducido, de forma tan magistral que abruma.

Recordemos que esta saga nació como unas superproducción, con recursos prácticamente ilimitados, en todos sus apartados. Cuando Yu Suzuki trabaja en SEGA contaba con todos los recursos disponibles de la época y los equipos de desarrollo más potentes del momento.

Shenmue III es prácticamente magia, es un sueño hecho realidad. Que exista por si solo es un acontecimiento, que sólo unos pocos sabremos apreciar como merece. Es el Shenmue que nos merecemos y mucho más.

Estas son una primerísimas impresiones de mi experiencia una semana dentro de Shenmue III. Tendréis más artículos de este tipo, porque este título da para escribir largo y tendido sobre el.

Pero puedo decir que ha superado, con creces, mis expectativas. Es realmente sorprendente que Shenmue III sea tal y como es, y tenemos que dar las gracias por ello.

Versión utilizada para este texto | PlayStation 4 Pro, versión 1.05 de Shenmue III

Enlaces | ¿Qué es Shenmue?

Please follow and like us: