¿Por qué colecciono videojuegos y consolas?

Con el titular de la entrada de hoy me hago la pregunta a mí mismo, porque creo que desde los casi cuatro años que llevo haciéndolo, nunca me lo he preguntado. Tal afición y tan bien vista últimamente en muchos blogs o que últimamente parece más una moda – no son pocos los que muestran sus colecciones – no la tenía hace cuatro años, aunque siempre he disfrutado de los videojuegos, como bien sabéis los que me seguís. No es mucho el tiempo que llevo adquiriendo videojuegos para coleccionar y jugar, por su puesto, pero lo cierto es que si juntamos los que ya tenia hasta entonces, con lo que he ido adquiriendo estos años, se ha juntado los suficientes como para no tener casi sitio donde meterlos.

Todo comenzó a finales de 2007, cuando vi mis videojuegos que hasta ese momento tenía y lo mismo con las consolas. Pensé en conseguir cosas que siempre había querido tener y que por una cosa u otra, no habían llegado a mis manos. Por aquel entonces llevaba casi dos años con DDuJ, blog que comenzó en su mayor parte, por probar y aprender cosas nuevas. Sus inicios fueron bastante escuetos, con post que dan vergüenza ajena al que hoy sigue escribiendo en él – aunque aún me pasa con alguna cosa que escribo actualmente

Como os decía, mi afición por coleccionar videojuegos y consolas, tan solo tiene unos cuatro años de vida, aproximadamente, a día de escribir este entrada. Y todo surgió posiblemente por los blogs y páginas que comencé a leer y visitar por aquel entonces, que hoy en día aún sigo. No son pocas las consolas y juegos que han ido llegando a la cueva, como llamo a la habitación donde guardo todo. En sus comienzos surgió de la idea de conseguir aquellas consolas que nunca había tenido, pero siempre había querido tener y jugar. Cuando eres niño, la única consola y juego que llega a tu casa, es la que tus padres están dispuestos a pagar. Comencé con una Megadrive, consola que nunca tuve, ya que yo era de Nintendo en mi niñez y mi consola de 16 Bits era una Super Nintendo. Esta Megadrive vino seguida de una Sega Saturnque gran consola – a la que había echado el ojo hacia ya muchos años y quería jugar a muchos de sus juegos. Más tarde llegó una Game Boy Advance Micro, consola que soñaba con tener y allí estaba, en mis manos. Luego vino otra Game Boy Advance SP, puede ser la que más uso para jugar a los cartuchos GBA y muchas más portátiles de Nintendo vinieron más tarde, para completar toda la serie de Game Boy lanzada al mercado. También me hice con una PSONE, el modelo pequeño de la primera PlayStation, curiosamente la primera PlayStation que llegó a mis manos, llegó en forma de regalo en un sorteo en una maratón de aquí, en Alcalá de Henares.

Pero no solo fueron consolas, lo mismo sucedió con los juegos, cuando llegaba una nueva consola a la cueva empezaba a buscar juegos que siempre había querido probar en ella y poco a poco empecé a conseguir juegos como Panzer Dragoon 1 y 2 de Sega Saturn, Sonic de Megadrive y muchos otros que vinieron después. Aún son muchos con los que quiero hacerme, pero este es el sindrome del que disfruta de esta afición, que nunca tiene todo lo que quiere o al menos yo todavía no.

No quiere decir que dejara las generaciones actuales de lado, aunque tardé en hacerme una consola de nueva generación y en 2008, me hice con una Xbox 360, de la que actualmente poseo más de 150 juegos originales – aproximadamente, aunque puede que haya más a día de hoy.. – Después vino una Wii, seguida de una PS3hace más o menos un año – para luego ser acompañadas por la última consola que ha entrado en mi casa, la Nintendo 3Ds. No es la primera vez que dispongo de varias plataformas de una misma generación, ya que en la generación pasada disfrutaba de una Game Cube y una PlayStation 2.

Me he dejado en el tintero consolas de las que había oído hablar, pero nunca había puesto demasiado interés en ellas, hasta que empecé a leer y leer, interesarme por conseguir lo que estaba leyendo y buscarlas como loco. Ellas fueron una TurboGrafx, aunque antes de ella me hice con una PC Engine de Adol y un par de juegos que me regaló cuando se la compré. También llego a la cueva una Neo Geo Pocket, en perfecto estado, estaba nueva y sin usar. Aunque en mi afán de coleccionista ha tenido cabida consolas menos conocidas como una GP32 Blu tengo que dedicarle una entrada a esta consola – o tan desconocidas y raras a la vez, como una Gamebox aunque en realidad hace uso de emuladores y no es una consola en si

Algunas de las consolas que más busque por todos lados, a un precio razonable y a poder ser con su caja original, llegaron hace poco, como puede ser una Game Gearel artículo sobre esta consola es del que siempre me he referido a él como el articulo de SEGA – Y también volvieron a mi casa consolas de las que me había desecho, por incultura, estupidez o simplemente porque no pensé en ello en su momento y las vendí, como una Nintendo Entertaiment System (NES) regalo de mi último cumpleaños.

Pero aún guardo en la recamara o en mis pensamientos, algunas maquinas que no han llegado a la cueva, aunque espero que algún día lo hagan, como puede ser una Neo Geo, una Atari Lynx, un FM Town, un Commodore, un ZX Spectrum 128k – este ya lo tengo 🙂, una Dingoo, un Amiga… y así podría seguir muchas líneas más, porque no son pocas las maquinas que quiero. Tendré que alquilar un almacen para meterlo todo…

Después de escribir todo esto me vuelvo a hacer la misma pregunta ¿Por qué colecciono videojuegos y consolas?…. creo que ya he contestado perfectamente a esa pregunta con el texto que acabo de escribir en esta entrada, lo hago porque me gusta y disfruto con ello. Pero sinceramente ¿Para que quiero tantos juegos? ¡Pues para jugarlos! Los juegos precintados no existen en mi mente.

Compartir:
Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en «Aceptar» en el banner

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar