La Liga de la Justicia

La Liga de la Justicia, cierre de trilogía en el mundo de Barrio Sésamo

La Liga de la Justicia gustará a los que no apreciaban el rumbo de DC en el cine y desilusionará, mucho, a los que sí lo estaban.

La Liga de la Justicia

Título original: Justice League

Año: 2017

Duración: 121 min.

Dirigida por: Zack Snyder (Batman v. Superman: El amanecer de la justicia (2016), El Hombre de Acero (2013))

Sólo falta la aparición de Espinete para hacer La Liga de la Justicia redonda

El texto puede contener algunos spoilers**

Si has llegado hasta aquí pensarás que estoy siendo demasiado duro con La Liga de la Justicia, y quizás tengas razón, pero después de disfrutar de El Hombre de Acero (en su segundo visionado) y Batman v. Superman: El amanecer de la justicia Ultimate Edition, este cambio de rumbo hacia la edad recomendad de 7 años ha sido como darme una ostia contra una pared.

Si hubo quejas con los recortes de BvS en su edición cinematográfica, no entiendo como no hay las mismas, o más, con la Liga de la Justicia. Los recortes y añadidos hacen que la película parezca ir a trompicones, como si alguien pulsara el botón de rebobinado hacia adelante, hacia atrás, cambiara los actores por otros, volviera a los mismos, y todo a un ritmo que da hasta miedo. No existe narrativa en gran parte de la película, una cosa lleva a la otra porque sí, y entre medias muchos chistes; pero muchos chistes.

No voy a entrar en polémicas por ver de quien ha sido la culpa de que el resultado sea así, porque el único culpable es el estudio Warner Bros. Ellos son los que toman las decisiones finales y los que deciden cómo será el producto final.

Lo peor no son los reshoots, que ya estaban programados antes de la llegada de J. Whedon (aunque Zack Snyder tenía su película terminada prácticamente antes de esto) ni el CGI pobre, pensado para otra iluminación, o el desastroso rostro de Superman al eliminar el bigote, lo peor es que hayan llevado una película así al cine.

Se notan los cortes, los cambios en los actores al filmarse escenas nuevas e insertadas para contar otra cosa, se nota que el humor está metido con calzador, incluso en escenas donde no existía, y hay incluso retoques en la iluminación para convertir noches en día. La escena después de la resurrección de Superman transcurría de noche, y se rodó como tal, por poner un ejemplo.

Todo esto no sería un problema si en la película no se sintiera, pero es que se nota y mucho. Hay momentos en los que ves una escena que denota ir mucho antes, como el momento musical de Aquaman cuando se zambulle entre las olas en el puerto, el cual vemos después de que ya hayamos visto en pantalla al personaje. Esa escena no viene a cuento, choca y desentona, y se nota demasiado que debería haber surgido mucho antes, porque forma parte de la presentación de un personaje.

Genuina también la escena en la que Aquaman grita a los cuatro vientos a Bruce Wayne: “¡Así que tu eres el que se viste de murciélago!” y todo esto rodeado de gente. Lo de guardar el secreto de Batman ya si eso otro día. Por no hablar de la sexualización, totalmente innecesaria, de Wonder Woman. ¿De verdad era necesario hacer eso con el personaje? Aquaman diciendo lo buena que está, Flash cayendo con su cara entre sus pechos, bochornoso.

La Liga de la Justicia es un caos absoluto, un puzzle muy mal montado e intentando convertir una película en otra. Lo peor es que lo han hecho con otro director, cuando el primero se tuvo que ausentar, lo despidieron, o vete tu a saber qué pasó en este desastre. Cambiaron completamente su visión, su película, pero se le sigue nombrando en los créditos. Dudo mucho que esta fuera la idea original para La Liga de la Justicia, ni la película que Zack Snyder dejó antes de ausentarse del proyecto.

Hablando un poco más sobre los héroes destaco a Flash, porque con su humor tontorrón, su ilusión infantil por todo lo que ve, sus chistes tontos o su no saber ni donde está, es el que más se adecua al tono de la película. Aquaman parece un quinqui de barrio, que está porque tiene que estar. Batman se ha convertido en una parodia de sí mismo. Cyborg es el recurso narrativo para salir de cualquier situación complicada y Superman tiene la mejor escena de la película, curiosamente está rodada por Zack Snyder y es de lo poco que se puede rescatar.

Entiendo que los fans de Superman puedan estar contentos, dado que tienen aquí el Superman que dispara rayos por los ojos y usa su super-soplido para congelar, además de decir que fue estúpido marchándose y que está a favor de la justicia. Pero es que esto ya estaba planteado así por Snyder, porque es aquí donde quería cerrar el circulo y hacer el viaje completo del héroe.

Pero de todo eso hemos visto poco o nada. Cómo escenas que utilizaron para la promoción en los trailers, que nos gustaron a todos, y que aquí se han cambiado por completo. Esta bien eso de usar una escena eliminada, y cambiada por completo, para atraer a la gente al cine.

No se si algún día llegaremos a conocer y ver la visión original de este film, lo dudo mucho, pero lo que han conseguido con La Liga de la Justicia es reírse de sí mismos y de lo logrado, guste o no, con El Hombre de Acero y Batman V. Superman. Ese “Sangrarás”, que sonaba emocionante y épico en BvS, lo han convertido en un gag estúpido en La Liga de la Justicia.

Porque la gente necesita reírse y evadirse en el cine, es cierto, pero también es cierto que no puedes cambiar completamente el rumbo de una visión original, planteada en dos películas, que también tienen sus fans, y convertir en otra cosa y parodiar lo que no lo era. Algunos nos hemos dado cuenta y hemos salido decepcionados de la sala de cine.

Todo estos problemas han hecho que desde los primeros minutos saliera totalmente de la película, no llegando a empatizar con nada de la misma. No empatizo con estos héroes, con este nuevo rumbo, como ya presagié cuando vi Escuadrón Suicida. Este nuevo tono no me gusta, o no es para mi.

Me costará mucho volver al cine para ver una película de superhéroes si siguen este camino. Pero tampoco escribo esto para que no vayáis a verla, para nada, en mi sesión la gente aplaudió y se emocionó. Quizás soy yo y este tipo de cine de ahora no está hecho para mi; una gran decepción, un desastre bochornoso y un desprecio mayúsculo al arte del cine.

Please follow and like us: