Final Fantasy XV, un JRPG con alma y mucha personalidad

Después de más de 30 horas dedicadas a Final Fantasy XV, os traigo unas primeras impresiones de la nueva entrega de Square-Enix.

Tenía intención de traeros unas primeras impresiones con Final Fantasy XV mucho antes, pero el juego me tiene absorto y son más de 30 horas las que me ha tenido enganchado por completo (y las que quedan). Esta nueva entrega es de esas que te atrapan y que no te sueltan, incluso cuando no estás jugando.

Square-Enix ha creado una de las entregas de Final Fantasy más polémica, por la gran cantidad de cambios que trae consigo. Pero también nos brinda una de las entregas con más alma y más personalidad de la franquicia. Voy a intentar ser lo más breve posible, ya profundizaré más adelante en el análisis, aunque tengo muchas cosas que contaros sobre esta nueva entrega.

Puedes leer el texto sin miedo a SPOILERS de ningún tipo. He evitado hablar de los acontecimientos en la historia principal, así que no te preocupes por ello.

La entrega de Final Fantasy más diferente jamás creada

Lo primero de todo, hay que enfrentarse a Final Fantasy XV sabiendo lo que vas a encontrar. No empieces intentando buscar cosas que ya has visto en otros juegos de la saga, aunque muchas sí están, porque puede que te lleves una decepción. Aunque también es cierto que han pasado diez años desde que supimos de este juego, y desde entonces, sobre todo en los últimos años, hemos recibido mucha información sobre lo que ofrecería. Así que has tenido tiempo de informarte sobre él con profundidad, para saber lo que van a encontrar. Es una tontada a estas alturas quejarte de que no hay combates por turnos, sinceramente.

Desde el principio se dijo que Final Fantasy XV, antes Final Fantasy Versus XIII, no iba a ser un juego con combates por turnos. A lo largo de todo este tiempo se ha afirmado, en multitud de ocasiones, que el juego sería un ARPG (Action Role-Playing Game). Por ello dos cosas: no veo como meter los combates por turnos en Final Fantasy XV tal y como está planteado el juego, y segundo, si aún seguías pensado que los iba a tener, ¿Dónde has estado metido estos diez años?

Olvida todo lo visto hasta ahora en la franquicia, abre la mente y déjate llevar por este nuevo universo. Las sensaciones son increíbles y querrás volver a visitarlo una y otra vez.

Pero este no es el único cambio de esta nueva entrega, hay muchos más, y me resultará muy difícil enumerarlos todos. Pero el que más salta a la vista nada más empezar con el juego, es el cambio a un mundo abierto o sandbox, como más os guste llamarlo. ¿Qué se consigue con esto? Que Final Fantasy XV sea una experiencia diferente para cada jugador, dependiendo de como lo juegue o como se enfrente a él. Además juega bastante bien a lo largo de la aventura con los saltos de mundo abierto a momentos más lineales, en los que la trama cobra más protagonismo, consiguiendo con ello variedad. Todo un acierto de parte del equipo de Tabata, y una decisión muy valiente también.

La animaciones en las batallas te dejarán con la boca abierta. Y el compañerismo que muestran los personajes aún mas.

Protagonistas con carisma, a los que cogerás un cariño enorme

Lo que más me ha gustado de esta entrega es el cuarteto protagonista: Noctis, Gladiolus, Prompto e Ignis, como ya comenté hace unos días. Han logrado que el grupo se sienta vivo, que transmita al jugador el suficiente carisma y personalidad, que hará que en los momentos más duros de la historia te involucres con ellos y hasta tengas sentimientos encontrados. Es difícil no encariñarse de alguno, seguro que si has jugado ya tienes el tuyo, pero el grupo completo está tan bien escrito, tan bien resuelto, que se te hará difícil verlos separados.

¿Cómo han logrado que los protagonistas transmitan tanto al jugador? Pues a través de conversaciones de todo tipo. Unas más banales, otras más graciosas, o momentos en los que se preguntan por lo que les está sucediendo. Cada uno de ellos tiene un rol muy marcado, similar a Las Tortugas Ninja, y es el que le identifica. Me gusta mucho que aunque van junto a un príncipe, Noctis, el trato hacia él siempre es de “colegueo” y si tienen que decirle algo que le puede doler, por su bien, se lo dirán. Sobre todo de parte de Gladiolus, que es el que más caña le mete.

Final fantasy XV son esas vacaciones con tus mejores amigos, en las que te lo pasaste de puta madre. Luego llegas a casa, ves las fotos que hiciste y los recuerdos de lo que pasaste junto a ellos son aún mejor.

A destacar también momentos más íntimos, que saltarán en diferentes lugares del mapeado y que deberás descubrir. Como uno entre Noctis y Prompto en la azotea de un Hotel, en el que se profundiza en el pasado de Prompto y se muestran varias opciones de dialogo. Estos momentos son puro Final Fantasy y los disfrutarás mucho.

Además los personajes también proponen misiones secundarias, en ciertos momentos, que servirán para crear vínculos con ellos. Entiendo perfectamente que para muchos jugones, esta “Boy Band” tan criticada en un principio, sean algunos de los mejores personajes de la franquicia. Los prejuicios con ellos se pasan en los primeros minutos de juego.

Combates más profundos de lo que podía parecer en un principio

Los combates es uno de los apartado más importantes de cualquier JRPG, ya que vamos a necesitar combatir mucho para subir de nivel. Es una tarea que tiene que ser divertida y no hacerse tediosa, ya que forma parte de la propia mecánica de juego.

Al principio son algo caóticos y desconcertantes, pero a las pocas horas lograrás dominarlos y realizar movimientos de todo tipo. No todo será machacar el botón de ataque (aunque si lo dejas pulsado el personaje ataca de forma automática) hay que estar pendiente de muchas cosas. Casi siempre lo mejor será moverte de un lugar a otro con la habilidad “Lux Impetus” de Noctis y evitar las grandes aglomeraciones de enemigos, contra las que puedes usar diferentes magias, siempre teniendo en cuenta que afectan a tus compañeros.

El grupo combatirá en conjunto, ayudándose en todo momento. Habrá ataques especiales que podremos pedir a cada uno de los compañeros, los cuales suben de nivel según su uso y se potencian, además de ir añadiendo nuevos a la lista. Hay movimientos conjuntos en los combates, en los que veremos geniales animaciones de los personajes y que nos ayudarán a acabar con los enemigos más fuertes. Esto sucederá dependiendo de lo cerca que esté un personaje de Noctis.

Además según iremos consiguiendo puntos PH podremos añadir nuevos movimientos y mejoras a los personajes, en una tabla de habilidades muy completa y con gran cantidad de opciones. Dado su profundidad podremos desarrollar los personajes como más nos guste, desde prácticamente el comienzo del juego. Un gran punto a favor de esta nueva entrega.

La cámara nos puede jugar una mala pasada en algunos momentos, algo que debería estar más trabajado. Por suerte existe el modo pausa, que soluciona varios de los problemas que puedas tener.

No pueden faltar los combates con jefes finales y enemigos enormes, pero grandes de verdad y que imponen nada más verlos. Además si nos gusta los combates difíciles, solo hay que esperar a que anochezca, para encontrar los enemigos más duros y retantes, los llamados Cadentes. No es recomendable viajar de noche al principio de la aventura, si no queremos sufrir derrotas. Casi siempre nos tocará huir de los Cadentes al comienzo del juego, aunque es un placer volver a la zona inicial, ya con más nivel, y terminar con ellos.

Las mazmorras es uno de los mayores aciertos de Final Fantasy XV. Te gustará explorarlas y descubrir todos sus secretos.

Hay que añadir las Mazmorras o Dungeons su una de las mejores características de Final Fantasy XV. Estas mazmorras tienen un diseño muy bueno, plagado de caminos secundarios. Algunas son sencillas y otras incluirán pequeños puzles en su interior. Pero lo mejor de todo es que no podremos salvar dentro de ellas (tan solo si hay lugares de acampada en su interior, para las más grandes) y son uno de los mayores retos de esta entrega, con muchos secretos. Es conveniente ir preparado a cada una de ellas y algunas sólo son accesibles una vez terminado el juego.

Viajar es una de las señas de identidad de Final Fantasy XV

Los viajes en esta entrega están más presentes que nunca. Podremos hacerlo a pie, en Chocobo, o para las distancias más largas, con el coche Regalia. La conducción con el coche no es la habitual vista en otros juegos del género, ni tampoco es su intención. El Regalia es el lugar de reencuentro del grupo, donde transcurren algunas de las mejores conversaciones entre viaje y viaje. Además el coche se puede mejorar, para que consuma menos gasolina o aumente su velocidad, e incluso volar (algo que no será sencillo de conseguir y que yo no he obtenido aún)

A destacar los Chocobos, que vuelven a aparecer en esta nueva entrega, con la mejor representación hasta la fecha. Conseguir los Chocobos lo antes posible es bastante importante, porque os harán menos tediosos los paseos. Estos además pueden subir de nivel, adquiriendo nuevas habilidades, e incluso podremos competir en carreras con ellos. Pero habrá que gastar Guiles para poder usarlos, ya que se alquilan por días y en cuanto el alquiler termine, volverán a las Chocoberizas. Mientras dure el alquiler podremos usarlos incluso para huir de las batallas más duras o alimentarlos en los campamentos.

Pasarás mucho tiempo en el Regalia, observando paisajes de ensueño y acompañado de la banda sonora de tu Final Fantasy favorito. Aunque también podrás ir montando en Chocobo, con una de las mejores experiencias, sobre estos míticos animales, jamás vivida en un Final Fantasy.

Gracias a que Final Fantasy XV tiene un diseño y un apartado gráfico brutal, los viajes en el Regalia, los paseos a pie o en Chocobo, se hacen muy amenos. Habrá momentos muy bellos durante la partida, tantos, que no dejareis de hacer capturas de pantalla. Aunque por suerte Square-Enix ha pensado en todo, y Prompto es fotógrafo, por lo que irá realizando fotografías a lo largo de cada día y nos ahorra trabajo en este sentido. Al principio será algo torpe, pero conforme suba de nivel su habilidad, las fotografías serán cada vez mejores.

Lo Chocobos, además de un genial medio de transporte, también tienen su mala leche. Mira el vídeo y lo comprobarás.

Una de las entregas con más carisma y más personalidad

Quizás lo que más me ha gustado de Final Fantasy XV, además de todo lo comentado aquí (y todas las cosas que no comento) es su gran personalidad. Es una de las entregas más potentes de la franquicia, hecha con un cariño y atención al detalle muy especial. Lo más trabajado son los protagonistas, entendiendo perfectamente que son el centro de esta historia y todo se narra en torno a ellos. Tabata ya dijo hace tiempo que su intención era crear el mejor grupo de amigos hasta la fecha y hasta lo que he visto, creo que lo ha logrado con creces.

Es una delicia sentir por ellos, es decir, preocuparte por lo que les suceda. Hay momentos duros durante la trama, que no habrían funcionado igual de bien si esto no estuviera tan potenciado. Además en un principio serán muy ignorantes, incluso Prompto pregunta al comienzo ¿Qué son los Guiles? Pero según vayan pasando las horas y la trama avance, empezarán a crecer y desarrollarse, de forma muy natural y creíble.

Quizás es uno de los mayores elogios que le puedes hacer a Final Fantasy XV, la naturalidad. Dentro de esta epopeya fantástica e inventada, han introducido unos protagonistas muy reales; quizás lo más creíbles de la saga. Además de ser conscientes del mundo en el que viven, parece que se dan cuenta de cada lugar que visitan, proponiendo tareas o incluso pidiendo realizar fotografías en diferentes lugares por los que pasamos de parte de Prompto. Llegarás a ciudades y reclamarán la atención de Noctis, para que se fije en un lugar concreto, como si fueran conscientes de lo que les rodea. Es una pasada.

No todo es “genialoso” y “fantabuloso”

Aunque Final Fantasy XV es un grandioso juego, no se libra de algunas carencias o fallos, como pasa con todos los juegos del mercado. Uno de los aspectos más criticables es la cámara en los combates. No sucede siempre, pero en ocasiones no funciona todo lo bien que debería, sobre todo en entornos más cerrados. Es cierto que en general es funcional y satisfactoria, pero debería haberse trabajado algo más.

Además hay tiempos de carga de irte a prepararte un café o para ir al baño. Es cierto que la mayor parte del tiempo el juego no tiene ninguna carga, funcionando estás en segundo plano, pero a la hora de dar comienzo a un nuevo capítulo, al cambiar de zona de forma rápida o al cargar la partida cuando empiezas a jugar, son demasiado largas y Square-Enix debería trabajar en ello. No es que sean muy molestas, pero podían ser más cortas y todos lo agradeceríamos.

Continuando con cosas técnicas, hay ciertos aspectos que no están muy pulidos. A veces las cosas aparecen demasiado cerca (pocas veces ojo) o hay algunos bailes de texturas raros. Los  reflejos en el agua son muy chulos, pero no funcionan siempre igual de bien. Aunque todo se perdona cuando empiezas a ver combates masivos, llenos de luces y destellos, con miles de efectos y sin que el juego se resienta por ello. Además Final Fantasy XV tiene la mejor iluminación que un servidor a visto hasta la fecha, acompañado de unas animaciones alucinantes y un sistema de climatología digno de elogio y que funciona en tiempo real.

Por otro lado, hay ciertos aspectos en el juego muy cuestionables. En ciertos momentos algunos personajes dejan el grupo, volviendo más tarde, y dejando entender que tienen algo que contar y que se deja pasar muy por encima. No se de quien ha sido la decisión, pero se torna a “tijeretazo” y te lo vendo más tarde. Quizás el momento más sangrante es con Gladiolus, siendo el que más se nota. El juego se disfruta igual de bien de todas formas y no abusa de esto, he contado dos momentos muy puntuales en 30 horas de juego. Hay contenido para aburrir, incluso una vez finalizada la historia principal, pero sí te deja con esa sensación de recorte para vender más tarde y no me ha gustado nada. Un gran tirón de orejas para Square-Enix en este aspecto.

Hasta aquí unas primeras impresiones, en las que me dejo muchas cosas buenas por comentar. No he dicho nada sobre historia principal y no lo haré; eso es una tarea a descubrir por cada jugador que se enfrente al juego. Pero sí puedo decir que tiene un arranque sosegado, lento, y diseñado así a propósito. Pero conforme avanzas esta se va tornando más y más importante, y va mostrando todo su potencial. Esta contada de forma diferente a todo lo visto hasta ahora en la saga y  creo que han sido muy valientes con esta nueva forma de narrar los acontecimientos. No es ni mejor, ni peor, es diferente, como todo lo mostrado en esta nueva entrega. Si te dejas llevar dudo mucho que no disfrutes con Final Fantasy XV.

Un soplo de aire fresco para el género JRPG y muy necesario. Creerme que se hablará largo y tendido los próximos años de Final Fantasy XV. Un juego que cada uno disfrutará de una manera diferente; pero de esos difíciles de olvidar y que te marcan como jugón. A un servidor le da pena que se acabe, un sentimiento que no tengo con todos los juegos que pasan por mis manos, y eso dice mucho de él.

* Todas las imágenes son obra de Prompto, el cual realiza fotografías durante la aventura y que podemos guardar o compartir en las redes sociales. Las imágenes y los vídeos pertenecen todos ellos a la versión de Xbox One, capturados directamente con la consola de Microsoft.
Please follow and like us: