El odio tóxico y desmedido de la comunidad de videojuegos

El odio tóxico se está extendiendo el mundo del videojuego y debemos combatirlo aquellos que amamos y disfrutamos de este ocio o arte.

Compartir:

Llevo unos meses realmente triste, viendo en lo que se ha convertido la comunidad de jugones en torno a los videojuegos. Con un aumento de odio hacia cierto títulos, que es digno de estudio, y sobre todo debemos extirpar lo antes posible. No se si este odio tóxico se extiende a otros ocios, pero lo que estamos viviendo en el sector del videojuego es realmente preocupante.

Hay criticas desmedidas hacia ciertos títulos, casi siempre extremistas, y muchas veces sin base alguna. Pero lo peor de todo es que a estas críticas poco razonadas o consensuadas, les sigue un gran número de usuarios que no se han preocupado de comprobar por ellos mismos lo que su gran “gurú” dice. Con ello, a base de repetir una y otra vez sus palabras, como si ellos mismos tuvieran que creérselo, generan una bola de mierda inmensa que incluso afecta al propio juego.

Demasiada información sobre videojuegos

Vivimos en la era de la sobre-información, gracias a la inmediatez de Internet, a las redes sociales, a la gran cantidad de páginas de videojuego, canales de YouTube y Podcast. Hoy en día es difícil enfrentarte a un videojuego sin conocer muchas de sus características o contenido con antelación. Es sencillo investigar sobre un juego que te interesa y saber si quieres jugarlo o no.

Pero esta sobre-información también tiene cosas malas, bastante malas. Muchas veces la información es tan excesiva que llegamos al videojuego conociendo prácticamente todas sus virtudes y sólo nos queda conocer sus defectos. Esto provoca que muchos que se hacen llamar “jugones”, se valen de esta sobre-información para opinar o criticar un juego en cuestión. Se olvidan de jugar, de probarlo por si mismos, y se valen sólo de gameplays de otros para mostrar su veredicto sobre cualquier juego.

Aunque muchas veces ni eso, simplemente se agarran a la última bola de nieve de mierda que se ha generado sobre un nuevo lanzamiento y no hacen más que repetir las palabras de otro usuario, que han escuchado o leído. Casi siempre sin la base de haber jugado el juego que critican, por lo que sus “razonamientos” muchas veces se quedan cortos y poco acertados, a poco que conozcas de lo que hablan.

Los gurús de los videojuegos y el odio tóxico

Quizás esto es lo que más a proliferado en los últimos años; personajes que se valen sólo de las criticas hacia el sector, para captar la atención de los usuarios y conseguir más visitas. No veo mal que se critique ciertas decisiones, que a ninguno nos gustan, pero quizás la forma de hacerlo no es la correcta. Cuando intentas dar tu opinión sobre cierto tema o sobre cierto videojuego, faltando siempre al respeto, es cuando tu opinión deja de ser valida. No hace falta que intentes venderme tu opinión con diferentes aspavientos, gritos, o palabras malsonantes que no llevan a ningún sitio.

Es muy licito que critiques ciertos aspectos de la industria, que han ido llegando para quedarse y que no nos gustan a nadie. Los DLC, los parches día uno, los juegos lanzados sin terminar o incompletos, todo eso son grandes fallos de esta nueva era, que han ido introduciéndose en el sector y siempre por nuestra culpa. Pero cuando empiezas a tomar por tonto a aquellos que disfrutan de un juego en cuestión, pese a que tiene DLC o ha salido con un parche día uno bastante grande, es cuando tu opinión se tergiversa y en muchos casos está equivocada.

Este odio desmedido o tóxico no es bueno para la industria del videojuego. No es correcto que critiques todo lo malo del sector, o todo lo que no se hace tan bien, sin hacer mención en ningún momento a las cosas buenas que sí tiene. Porque las hay y no hace falta buscar mucho para encontrarlas. No es de recibo tampoco que despotriques sobre un juego que está de moda o de reciente lanzamiento, centrándote sólo en sus fallos y errores de diseño, sin mencionar en todo momento sus virtudes. Cualquier videojuego tiene virtudes y a veces están muy por encima de sus fallos.

Hemos visto como algunos juegos que se han lanzado al mercado han sido afectados por este odio tóxico desmedido. Por poner dos ejemplos: Homefront: The Revolution y Street Fighter V. Dos títulos que han salido al mercado de forma bastante irregular: Homefront con una serie de errores bastante graves y Street Fighter V con poco contenido para el modo offline.

Pero estos dos títulos han ido mejorando a lo largo de los meses. Homefront a día de hoy no tiene los errores de sus primeros días, es un título que se disfruta mucho, con una gran ambientación, y su rendimiento a mejorado mucho. Street Fighter V ha ido recibiendo contenido de juego y ahora es un título mucho más completo. ¿Pero hemos visto alguna noticia o gurú hablando de estas mejoras? No, porque hablar bien parece que no vende ni atrae a los usuarios. Hablar bien de un juego lapidado es ser un ignorante para muchos.

Criticar no te hace más inteligente

Hay una percepción del sector por parte de muchos usuarios que está muy equivocada. Parece que el usuario que más critica un juego, una compañía, o una desarrolladora, es el que mejor conocimiento tiene sobre el tema en cuestión. Al final parece que cuanto más criticas cualquier tema sobre el mundo del videojuego, es que sabes más que los demás o eres más inteligente. Pero si conoces bien de lo que hablan estos personajes o has jugado el juego que critican, te das cuenta en pocos minutos que no se ha molestado ni en jugarlo.

Muchos usuarios, viendo que la crítica vende o da visitas, se han subido al carro del odio tóxico y han abierto sus canales haciendo exactamente lo mismo. Imitando a sus “héroes” y centrándose sólo en lo fácilmente criticable. Usando en multitud de ocasiones el mismo razonamiento que un niño de cuatro años. Usan palabras como “La verdad sobre…”, “Opinión honesta…”, “Advertencia” y otros términos, para dar veracidad a sus palabras. Pero entras a ver sus vídeos y solo ves gente enfadada, muy alterada, con gritos, insultos, golpes sobre la mesa y otros gestos más propios de un dictador, que de alguien que tiene una opinión honesta sobre algo.

Es muy triste que este odio tóxico se esté extendiendo, con la proliferación de canales haciendo uso del mismo. Ensombreciendo a los que realmente nos gustan y amamos los videojuegos. A los que realmente jugamos a todos los videojuegos que salen al mercado o a todos los que podemos y nos deja nuestro bolsillo jugar. Pero cuando intentamos hablar de las virtudes de un juego en cuestión, que está siendo duramente criticado, se nos tacha de mentirosos o directamente de estúpidos. Como si no entendiéramos bien lo que estamos jugando.

¿Cómo combatir al odio tóxico?

Al final sólo hay una forma de combatir a esta gente, dejar de darle publicidad. Cuando vemos un vídeo o una critica suya, que realmente nos parece poco acertada o poco razonada, lo mejor es dejarlo pasar y no compartir su odio tóxico. Al final somos nosotros los que estamos desmereciendo a los videojuegos, compartiendo este odio y extendiéndolo a lo largo de Internet. Es más sencillo y más efectivo no compartir nada. Realmente es lo que quiere este tipo de usuario, que lo compartas y que eso le de más visitas para ganar más dinero.

Desde mi humilde opinión, si un videojuego te gusta dilo. Si ves cosas que no te gustan, dilo también. Comprueba por ti mismo que es lo que juego ofrece, no te obceques en repetir la opinión generalizada. Habrá juegos que han vanagloriado en exceso y a ti no te gusten. Pero también habrá juegos defenestrados y que a ti te parezcan muy buenos. Al final todo se reduce a jugar y opinar por uno mismo; con ellos lograremos combatir al odio tóxico como merece. Porque a esta gente tan excesiva y extremista, es imposible que le gusten los videojuegos.

No he querido hacer mención a ninguna de estas “estrellas” de YouTube, dado que todos conocemos quienes son, y lo que tenemos que empezar a hacer es olvidarnos de ellos. No alimentes al Troll, como se suele decir, y morirá de hambre.

Compartir: