Una historia con triste final…

El pasado miércoles encontré por fin una de la consola más buscadas por mí y con caja y manual (lo que seguís a DDuJ por Twitter seguro que ya lo sabéis) Os estoy hablando de la Game Gear, la portátil que sacó SEGA para competir con Game Boy y que además de consumir pilas igual que una central nuclear, podía presumir de tener una pantalla a color.

Hoy viernes, por la mañana, he recibido el paquete en mi casa. Como un niño cuando se despierta el día de reyes a abrir sus regalos, he ido lo más rápido posible a buscar algo para cortar la cinta de la caja y abrirla. Pero al descubrir el interior y apartar el plástico de bolas que cubría la consola, me he encontrado con ella, pero sin caja ninguna y por supuesto sin manual.

Podéis imaginaros la cara de decepción que se me ha quedado al comprobar que lo que había recibido, nada tenía que ver con lo que había pedido, que era la consola con su caja y manual. Pero no ha sido así y la decepción ha sido tan grande, que ya viene el repartidor de camino de vuelta a por el paquete, para que me devuelvan el dinero.

Por otro lado tengo que decir, pese a mi decepción por no conseguir la consola de la forma que la buscaba, que todo ha sido debido a un fallo en la web donde lo había comprado, porque tenía mal la información del producto, pero  la tienda se ha comportado de forma ejemplar y todo se ha solucionado en menos de un día. Ya han venido a por la consola, sin coste alguno para mí y me devolverán el importe total que había pagado por ella.

Tendré que esperar más tiempo para encontrar mi Game Gear con caja y manual….

Compartir: