The Division

The Division: después del hype llega la realidad

The Division es un juego al que siempre había querido jugar, pero el cual todavía no había llegado a mis manos. Estaba interesado en la versión de Xbox One, dado que mi PC no da para poder mover el juego con soltura; puedo afirmar que es así, porque lo he comprobado.

Después de jugar a la Beta hace dos años prácticamente, con mis compañeros de Viciados Podcast, me encontré con un juego muy divertido, pero el cual me echaba un poco para atrás el tener que jugarlo online. No sabía si el juego era divertido para jugarlo solo y después de darle caña un fin de semana de forma gratuita en Xbox One se despejaron todas mis dudas.

The Division tiene un nivel de detalle enfermizo y una atmósfera recreada como pocas veces se ha visto

Hace una semana adquirí el juego, al que le he dedicado algo más de dos horas, y puedo afirmar que además de ser un juego muy divertido, técnicamente raya a un nivel muy alto incluso hoy en día. Es asombroso el nivel de detalle que han logrado para The Division, con un trabajo de diseño de escenarios soberbio; como se diría en el cine «un buen diseño de producción».

Ya sabemos que Ubisoft es una desarrolladora con un nivel de producción muy alto, que suele ofrecernos un apartado técnico por encima de la media, pero en The Division creo que todo raya a un nivel superior. La cantidad de detalles que inundan los escenarios están integrados de forma muy realista, casi ofreciendo como sería realmente New York si lo hubiera asolado una pandemia brutal y que hubiera acabado con casi toda la población.

The Division
La cantidad de detalles es abrumadora.

Los exteriores de The Division cuentan historias, a poco que te fijes, pero es en los interiores donde han puesto todo su esfuerzo. Cuando entras en un edificio contaminado, y visitas las estancias del mismo, se nota que los habitantes se tuvieron que marchar con lo puesto. Si eres observador, y te gusta fijarte en todos los detalles, puedes incluso saber qué ha sucedido en los últimos instantes antes de que abandonaran las estancias.

The Division
Mención especial al que le tocó modelar la bolsas de basura.

Y lo mismo para otros interiores, como el de la primera misión en el Madison Square Garden. Si te fijas en las pintadas, en todo lo que ofrece el escenario, podrás observar sucesos que no se narran en el propio juego, pero que están ahí para los más observadores, o para aquellos que les gusta disfrutar de los videojuegos despacio y con atención. Casi me da pena que se pierda estos detalles los jugadores que corren como pollos sin cabeza del punto A al punto B, pero que cada cual lo juegue como quiera.

Una vez pasado el hype, y con el juego bien macerado, es cuando ves realmente lo que es The Division

Aún recuerdo los primeros trailers de The Division, lo alucinantes que eran en cuanto a apartado técnico. También recuerdo las críticas que le llovieron por no ser al final lo que se pudo ver en los trailers. Pero hoy en día The Division, viéndolo con otros ojos, con un videojuego más trabajado y depurado con sus actualizaciones (estoy jugando la versión 1.8) es cuando te das cuenta de su magnificencia.

Porque The Division tiene un sistema de juego multijugador integrado de forma muy eficiente. Además el juego realiza una carga inicial al comienzo y se juega de forma continuada en todo momento, sin pantallas de carga.

También ofrece un entorno que reacciona a los disparos, con muchos objetos con sus propias físicas y entornos destructibles. Algo que no se ve en todos los juegos y menos aún cuando ofrecen un entorno tan abierto. Disparar a una señal de tráfico y ver que el impacto afecta incluso por detrás. Disparar a un televisor y ver como se destruye de forma realista. Disparar a una radio y ver soltar algunas chispas. O esos tiroteos en entornos cerrados, en los que ves saltar los objetos de encima de la mesa, al son de los disparos en las escaramuzas.

La iluminación juega un papel fundamental en la atmósfera, la cual afecta a los entornos, y unido a la climatología, hace que estos sean mucho más variados. Genial ese momento en el que una pantalla gigante, la cual muestra diferentes imágenes, afecta a la iluminación del entorno. O las sombras sobre las nubes de humo, como se filtran los rayos de sol entre los edificios, o como los reflejos de los vehículos que decoran la ciudad cambian dependiendo de la luz del momento.

Estoy gratamente sorprendido con The Division, incluso jugando dos años después de su lanzamiento sigue siendo un juego muy puntero técnicamente y superior a algunos juegos que se lanzan hoy en día. Hay juegos que se adelantan en el tiempo y ofrecen apartados muy avanzados para su época; The Division es uno de ellos.

Y no he comentado nada de su apartado sonoro, que está a la misma altura, ni de su sistema de climatología y cambio de dia y noche, que da variedad a unos entornos que visitaremos una y otra vez. Todo está muy cuidado, y además es un juego muy divertido y adictivo. No lo dejeis escapar si teneis oportunidad, a poco que os gusten las distopias y los entornos postapocalípticos.

Compartir: