Llega un momento en el que tu colección de videojuegos y consolas – aunque puede ser de cualquier otra cosa – ha aumentado más de lo que podías haber imaginado y es cuando empiezas a tener problemas de espacio para meterlo todo. Entonces te haces dos preguntas ¿Desplazo las cosas y hago sitio? o ¿Dejo de comprar más? Por supuesto tu respuesta es siempre,  desplazo las cosas y hago sitio, porque ¿Dejar de comprar y ampliar la colección? ¡Jamás!

Lo que en un principio empezó con una Sega Saturn, fue la consola de inicio de mi colección, la primera compra que realice sin pensar en aquel momento, que estaba despertando al monstruo que hay en mí. Con la consola de Sega siempre la había querido tener, pero nunca tuve una – se inicio mi pasión u obsesión, según se mire y dependiendo de la persona con la que hables, por coleccionar consolas y videojuegos. En un principio no había problema, ya que mi colección era lo suficientemente pequeña para cupiera todo en mi pequeña habitación.

Con el paso del tiempo empecé a meter cosas debajo de la cama, ya que es de esas que se abre la cama y debajo hay un canapé – creo que se llama así – o espacio donde guardar muchas cosas – creerme, cabe más de lo que podías imaginar – Así que ya tenía un nuevo espacio donde ir metiendo juegos y consolas que iba comprando. Aquel nuevo espacio parecía que no se iba a llenar nunca, era muy grande. Pero al cabo del tiempo, ves que el espacio empieza a empequeñecerse y cada vez tienes que ingeniártelas de mejor forma para cuadrar todo lo que hay dentro, como si estuvieras jugando al Tetris y lo peor de todo, es que cuando querías buscar algo, además de tener una postura muy incómoda mirando debajo de la cama, te costaba mil horrores encontrar aquel juego que querías jugar en ese momento o que simplemente lo necesitabas para ver algo, antes de escribir sobre el aquí. Pero eso sí, tu no dejas de comprar cosas y cosas…

Espero que no viva en Japón y sufra un terremoto...

Entonces empiezas a buscar nuevos sitios donde meter más cosas y descubres que la parte superior de tu armario tiene un hueco bastante considerable donde meter más cosas – estoy haciendo hincapié en las palabras: mas y cosas – Entonces haces lo que yo llamo la primera mudanza. Con el hueco de debajo de la cama y el nuevo descubrimiento del armario, te pones manos a la obra y organizas todo de tal forma, que ahora estas ocupando los dos espacios y no sabes muy bien porque, te sigue quedando un espacio demasiado pequeño para meter más cosas.

Esto es lo que no quiero que suceda...

Llega el momento de comprar algo llamado estantería, a ser posible la más grande que encuentres – siempre y cuando quepa en la habitación – Contento vuelves a casa con tu nueva estantería, pensando que en ella va a caber muchas cosas y encima de forma ordenada, para acceder a ella cuando quieras. Por fin tu colección organizada de tal forma, que quedara accesible a la vez de bonita. Pero pronto descubres, que todos esos juegos que tenias por donde podías en la habitación, caben perfectamente en la estantería, pero no dejan hueco para nada nuevo ¿Pero qué pasa aquí? ¿Es que las cosas se reproducen? No amigo, es que mientras esperabas el momento de comprar la estantería, mas dos baldas ancladas a la pared, has seguido comprando juegos y la colección ha aumentado… Entonces tienes que recurrir a algo que no querías que sucediera, la doble fila en la estantería. Tienes que empezar a colocar juegos, delante de los juegos, con lo que para ver lo que hay detrás, tienes que mover antes lo que hay delante, vamos un caos y una pérdida de tiempo cuando buscas algo para jugar.

Entonces llega una nueva fase, explorar el exterior de tu habitación. Descubres un armario en otro lugar de la casa, bastante grande, donde puedes ver huecos donde podrías meter aquellas consolas, que por tenerlas con su caja original – cosas del coleccionismo – ocupan demasiado. Con ello te dejarían un hueco debajo de la cama y en la parte superior de tu armario, para poder comprar más cosas y seguir ampliando tu colección. Porque tu jamás vas a dejar de comprar juegos y consolas, es tu hobby y tu mayor afición, aunque la familia, tu chica y tus amigos te miren con cara rara y piensen que estás enfermo, aunque cada que pasa aceptan mas mi afición. Tú sigues con tus principios y sigues comprando cosas y más cosas.

Entre medias de todo esto que os comento, cuando tu afición empieza a crecer a hobby, descubres que no eres el único que haces esto, aunque pienses que si, porque cada vez que lo comentas con alguien te mira con cara de decir… ¿Tu de que planeta eres? y te preguntan ¿De verdad coleccionas consolas? ¿Porque? Al descubrir que existen otras personas como tu – menos mal, no estoy enfermo – es cuando tienes mas peligro de tener problemas de espacio, porque descubres consolas y juegos que no conocías, pero que ansias tener, con lo que tu colección es propensa a aumentar aun mas que antes de conocer a estos compañeros de coleccionismo.

Da gusto, todo tan ordenado 😀

Ahora estoy en una fase en la que cada vez que vas a comprar algo piensas ¿Donde lo meteré? ¿Tendré que dormir en otra habitación para poder seguir metiendo cosas? Pero creo que la mejor opción es buscar una casa, independizarme y a ser posible que tenga una habitación extra donde poder meter todo tu material – miedo me da la mudanza – Todo colocado, con estanterías por todas las paredes y organizado de tal forma que puedas enseñar gustosamente tu colección y acceder a cualquier cosa en pocos minutos. Pero amigos, hay un problema. Estoy en el paro desde hace más de un año, no encuentro trabajo y cada día que pasa veo más difícil el poder independizarme y poder comprarme una casa donde poder tener todo organizado como solamente me puedo imaginar en sueños y por supuesto, seguir comprando. Ahora muchos vendréis y me diréis, pues no te gastes más dinero, ahorra y te compras una casa. Si… ya…

No me queda otra opción que seguir teniendo “Problemas de espacio” al menos de momento y muy a largo plazo. Lo bueno es que cada día que pasa, la gente acepta y entiende mejor tu hobby, por lo que te sientes menos bicho raro. Hasta te avisan de consolas que han encontrado, por si no las tienes o se fijan en que consolas tienen en las tiendas retro cuando van contigo y te preguntan ¿Esta consola la tienes? 

Please follow and like us: