OutRun, Ferrari descapotable y rubia

Una de las obras más conocidas del maestro Yu Suzuki.

Compartir:

OUTRUN_MEGADRIVE_JUEGODELASEMANA

Sega  AM2 (1986)

Amstrad CPC, Commodore 64, Sinclar ZX Spectrum, MSX, Commodore Amiga, Amiga, Atari ST, Pc DOS, Pc Engine, Sega Master System, Megadrive / Genesis (Versión Comentada, 1991), Sega Game Gear, Sega Saturn, Mobile, PlayStation 2, Dreamcast (juego del salón Arcade del propio juego), Game Boy Advance (Sega Arcade Gallery Compilation), Xbox (como juego Arcade del propio juego Shenmue II y como extra en la conversión de OutRun 2).

Arcade / Conducción

¡Usa tus habilidades de piloto para mostrarle al mundo que tu eres el campeón de las carreras! (Extraído de la contraportada de la caja original de Megadrive PAL)

Cualquier amante de los coches ha soñado en alguna ocasión con conducir un Ferrari, descapotable y acompañado de una rubia de buen ver. Parece ser que el señor Yu Suzuki, una de las mentes privilegiadas de SEGA por aquel entonces (lo sigue siendo ahora, pero a SEGA le da igual..) también soñó algo parecido y quiso transformarlo en un videojuego. Eso sí, aquí nadie pagó por la licencia de Ferrari, aunque sea el coche que aparece en el juego.

Como si de una pre-producción fílmica se tratara, Yu Suzuki viajó por Europa para empaparse de la cultura de cada país e integrarlo luego en el propio juego, para que quedara lo más realista posible. Además la inspiración se la dio a Yu Suzuki la película Los locos de Cannonball (The Cannonball Run, 1981) en la que unos personajes corrían en coches Norteamérica, de costa a costa, de forma similar a lo visto en el juego. Aunque en OutRun lo haríamos nosotros solos, sin más competidores. De todas estas fuentes de inspiración se creó el juego para salones Arcade . Esta recreativa tuvo un total de cuatro versiones diferentes, con cuatro muebles diferenciados, uno incluso con forma de Ferrari, del que tenemos fiel representación en Shenmue II, donde podemos jugar a la propia recreativa. El juego dentro del juego, otra genialidad de Yu Suzuki. Eso sí, todas ellas equipadas con un volante con “force feedback” tecnología que nos hace notar el asfalto. Daba gusto sentir la vibración del volante cuando nos salíamos de la pista. Todo ello es digno de mención, ya que se creó a mediados de los 80 y es todo un logro.

Pero dejando de lado las versiones cuasi pixel-perfect de Sega Saturn o la propia versión implementada en la segunda parte de Shenmue II, que corría la misma suerte para bien, vamos a hablar de una de las versiones domesticas más míticas y una de las más conocidas por todos, la versión de 16 Bits de Megadrive o Genesis, según el país donde fue lanzada la máquina. Genial cartucho para la consola de Sega, imprescindible en cualquier casa poseedora de la 16 Bits.

OutRun llegó a la consola de SEGA para entrar por la puerta grande. Pese a no ser una versión perfecta de la maquina original, si se trata de una de las mejores versiones de consola de sobremesa, a la que por aquel entonces, prácticamente no se le podía mostrar ninguna pega. Este cartucho contenía todo lo visto en la máquina original y prácticamente era como tener la recreativa en casa, eso sí, sin el mueble original y sin el volante, aquí jugábamos con el pad de la consola. La tecnología usada para la representación casi 3D de la que hacía uso el juego, era sprite-scaling, técnica también conocida como Super-Scaler y que ya había sido usada en otro dos juegos antes que este como Hang-On y Space Harrier, del propio Yu Suzuki.

Las cinco etapas originales estaban en el cartucho, junto a las 15 rutas diferentes que podíamos tomar y los cinco finales que veríamos, según la ruta elegida (además de uno extra). OutRun es un juego corto, que se puede pasar en unos pocos minutos, si somos hábiles con el mando y no agotamos el tiempo disponible para cada etapa. Pero es un juego con una rejugabilidad prácticamente infinita, ya que existen diferentes rutas a elegir, siendo siempre la más a la izquierda la más sencilla y la más a la derecha la más difícil. Por lo que además de elegir el modo de dificultad en el menú principal, entre los cinco disponibles, más uno extra desbloqueable, también podemos elegir la dificultad a la que nos queremos enfrentar, dependiendo de la ruta que vayamos escogiendo en cada etapa durante el transcurso del juego, dando un toque estratégico a la partida. Esto es una particularidad de OutRun, que veríamos de forma un tanto diferente en posteriores continuaciones, pero no así, hasta que llegara OutRun 2 de Arcade o la versión de Xbox, que respeta el planteamiento de esta primera parte. Otros títulos como Turbo OutRun o Outrunners, tuvieron conversión domestica e incluso existen algunos spin-off, como OutRun Europa, Battle OutRun y OutRun 2019, en este último parece que conducimos el coche de Batman, exclusivos de consola. Muchos de estos títulos, como Turbo OutRun o Outrunners, incluyen características que Yu Suzuki ya había pensado para la versión original, como la selección de varios personajes, como en Outrunners o la inclusión de una banda de música, que podemos ver en Turbo OutRun.

Míticas las broncas de nuestra acompañante femenina, al chocar con el coche o salirnos de la carretera, y es que a la rubia le gusta la buena conducción y la velocidad. Por todo ello tenemos que hacer buen uso de las dos marchas que tiene el coche, corta y larga y que tendremos que seleccionar a nuestra elección, ya que es manual. Además nuestras carreras estarán acompañadas de los tres temas musicales que tanta fama le ha dado al título, Passing Breeze, Magical Sound Showe y Spash Wave, los cuales podíamos seleccionar antes de comenzar la carrera por medio de la propia radio del coche, como si seleccionáramos la emisora y a la que se había añadido un tema original, Step on Beat, para este port de Megadrive. Todos ellos compuestos por Hiroshi Kawaguchi, que pertenecía a la banda oficial de Sega, S.S.T. Band, menos el tema añadido a esta versión, que está compuesto por Masayoshi ishi. A estos hay que añadir el tema que sonaba en la pantalla de introducción de nuestro nombre, al finalizar la carrera, titulada Last Wave. Decir que esta fue la primera vez que nos dejaron elegir la canción en una recreativa, nunca visto hasta la salida de este título.

Para terminar, añadir que en Japón ya pueden disfrutar de una versión de OutRun, perteneciente a los SEGA 3D Classics, que además del añadido del efecto 3D que le otorga la portátil de Nintendo, este contiene jugosos extras que los fans del juego sabrán valorar. ¿Veremos algún día esta versión del juego en la eShop Española? Esperemos que sí.

Compartir: