Múltiple es el mejor M. Night Shyamalan detrás de la cámara

Múltiple es una de las mejores películas de M. Night Shyamalan y un regalo para los que le seguimos desde siempre. Uno de sus mayores “golpe de efecto”.

Compartir:

Múltiple

Título original: Múltiple (Split)

Año: 2016

Duración: 116 min.

Dirigida por: M. Night Shyamalan (La visita (2015), El protegido (2000))

Múltiple funciona muy bien sóla y se convierte en una maravilla en su recta final

Manoj Nelliyattu Shyamalan (M. Night Shyamalan) es un maestro del cine, como ha demostrado en múltiples ocasiones. Pese a contener películas no tan buenas en su filmografía, las menos, estas siempre presentan escenas para el recuerdo de un buen cinéfilo y como sólo un buen cineasta saber hacer.

Múltiple pertenece a sus buenas películas, es más, podría considerarse perfectamente una la mejores. Un regalo para los que le llevamos siguiendo desde hace muchos años y no hemos faltado a la cita en el cine nunca. Pero es difícil hablar de Múltiple sin revelar nada, por lo menos hasta que su siguiente película vea la luz y lo revele todo.

Desde el primer minuto de Múltiple sabes que el mejor Shyamalan ha vuelto. Sus movimientos de cámara, sus lentos movimientos, los cuales  te transportan a la película, te invitan a acompañar a los personajes y te introducen en la trama como uno más. Hay algo especial en su forma de mostrar y no mostrar, como ha demostrado en tantas ocasiones.

Pero cuando empiezas a conocer a Kevin y sus múltiples personalidades, es cuando la trama no te suelta hasta el final de la misma. Pese a que en las casi dos horas de duración sólo deja ver algunas de las 23 personalidades que posee Kevin, todo un acierto, y siendo una de ellas su mayor revelación, él siempre es el protagonista indiscutible y el centro de atención.

Casey, personaje que conocemos en los primeros minutos, es algo así como la co-protagonista. Aunque sirve más como hilo conductor de la narrativa, queda relegada a un segundo plano en múltiples ocasiones. Ella es más nuestra acompañante en el camino para conocer a Kevin, y sus personalidades, y la encargada de hacer avanzar la trama hasta su revelador final.

No faltan los momentos de angustia, terror y suspense, como sólo Shyamalan sabe rodar. Porque este cineasta tiene un don para mantener el suspense y para mantenerte pegado a la butaca. No es necesario nombrar a otros magos del cine para comparar, porque a día de hoy muy pocos están a su nivel. Un mago del cine, uno de tantos y uno de los mejores.

Pero es cuando llegas a los minutos finales, y se revela ESE MOMENTO, cuando sólo puedes aplaudir y no dejar de aplaudir. Aplaudir a unos minutos cinéfilos como pocas veces se ha visto en una sala, pese a las miradas furtivas de otros allí presentes, que te miran como un loco incomprendido, dado que eres de los pocos que ha conectado con el final.

Quizás porque el golpe de efecto llega un poco tarde. O quizás porque Múltiple es tan buena película individual, como regalo para los fans de Shyamalan. Pero son estos últimos, entre los que me encuentro, son los que reciben el mayor impacto, los que se llevan el mejor sabor de boca una vez finalizada, y por supuesto, los que más ganas tendrán de verla una vez más.

Gracias Manoj Nelliyattu Shyamalan.

Compartir: