EXCLUSIVOS

Los juegos exclusivos nunca benefician al usuario o jugón

Los juegos exclusivos, el debate de si son buenas o no, no merece la pena. Creo sinceramente que cuando hablamos de ellos nunca nos hacemos la pregunta adecuada ¿A quién benefician los juegos exclusivos?

No existe discusión en este sentido, los juegos exclusivos nunca benefician al usuario, sino a la empresa que los vende. Tener un producto exclusivo sólo alude a que los compradores tienen que ir a tu marca si quieren ese producto; no hay más que eso.

No entiendo los debates de si las exclusivas son buenas, si son malas, porque ese debate no es nuestro. Como usuarios y consumidores tenemos que buscar nuestro propio beneficio y sinceramente, tener que comprarme tres consolas por generación a mi no me beneficia para nada.

No ha sido hasta que las compañías han visto que para ampliar su mercado no les queda otra que abrir su catálogo a más público, como está haciendo Microsoft con el PC e incluso como Nintendo está haciendo con sus juegos para dispositivos móviles.

Ahora parece que Sony es la próxima, según los rumores, ¿Y qué tiene de malo para nosotros? Nada, absolutamente nada.

Al final los únicos enfurecidos con que Horizon Zero Dawn salga en PC son aquellos que viven las marcas como si de equipos de fútbol se tratara. Y hago este símil porque se fácil observar hasta donde llega el fanatismo por un equipo de fútbol, sólo hace falta ver la televisión y la gente que habla de fútbol.

Como consumidor prefiero comprar la máquina que a mí más me convezca, por diferentes aspectos como el mando, la interfaz o demás servicios que pueda ofrecer. Pero al fin y al cabo lo que quiero es jugar, porque de eso se trata, jugar a videojuegos.

Voy a haceros otro símil parecido para que veais la estupidez de las exclusividades. Imaginaros que comprais una marca de zapatillas que os gusta y llegais a una calle y os dicen: “Por aquí no puedes pasar con esa marca de zapatillas”

¿Es estúpido no? Pues ahora aplicar eso mismo a los videojuegos.

Repito, que un juego sea exclusivo no nos beneficia en nada, sólo sirve para alimentar fanatismos tontos que deberían haber quedado  hace tiempo en el pasado.

Que un juego esté en tu plataforma no te hace mejor jugador, simplemente te facilita poder jugarlo.

Si ese juego no fuera exclusivo todo el mundo podría jugarlo donde quiera, con la máquina que quiera, y no tendrías que comprar diferentes consolas para hacerlo. Al final es dar más facilidades al usuario para que pueda acercarse a un juego en concreto.

Tu ganas porque puedes jugar a ese juego en tu plataforma favorita y las compañías ganan más dinero porque su mercado es más amplio.

Hoy en día las consolas son prácticamente lo mismo que un PC, en cuanto a hardware. No hay apenas diferencia entre una marca u otra, al final lo que destaca son sus servicios.

Pero sí hay una gran diferencia, una consola te ayuda a no preocuparte por la configuración de un juego, o si funcionará bien, porque el juego ya está optimizado para el hardware.

Microsoft lleva tiempo yendo por este camino, más que nunca con esos dos años más de juegos para sus consolas Xbox One, después de la salida de Xbox Series X. Por otro lado Sony parece estar encaminada a ir por los mismos derroteros, porque les dará más beneficios.

Porque este camino les beneficia a ellos como compañía de videojuegos, y al final, también a nosotros como jugadores.

Compartir: