Consumo del videojuego como comida rápida

Cada jugón es dueño de jugar a un videojuego como quiera. Aunque el consumo del mismo como si fuera comida rápida, es algo que no comparto.

Compartir:

No han sido pocas las ocasiones en las que esta práctica de consumo del videojuego, como si fuera comida rápida y devorando el título lo más rápido posible, afecta a la opinión generalizada del propio juego. Recientemente tenemos el caso de Quantum Break, juego que muchas revistas daban una duración de entre 7-8 horas. Un servidor dedicó 13 horas para terminarlo, yendo bastante rápido en la recta final por conocer el desenlace del juego, y no entiendo como han logrado terminar el juego en tan poco tiempo. Esto me da a entender que no han parado a ver lo que el juego ofrece, con tal de llegar al final lo más rápido posible.

Quantum Break
Quantum Break es mucho más que avanzar hasta el siguiente tiroteo, sin parar ningún momento.

Supongo que un analista de videojuegos tiene que completar los títulos lo más pronto posible, para pasar al siguiente, y llegar a tiempo a ser el primero en publicar el análisis de un juego muy esperado o de importancia en el sector, por todo lo que conlleva. Parece que si no eres el primero en publicar ese análisis, no eres un punto de referencia para muchos lectores (que solo miran la nota) o pierdes miles de posibles visitas que te ayudarán a seguir manteniendo tu revista o página de videojuegos. Aunque este es otro tema a tratar en otro artículo.

Puedo entender este caso concreto, con la prensa. Aunque al final no ayudan con su estimación de horas de juego o nunca aciertan al compararlo con mi forma de jugar. Esto es bastante crucial para muchos compradores que no quieren gastar 60-70 euros en un juego y que en un par de días solo sirva para decorar la estantería. Pero en el caso del jugador, del usuario que compra el juego y se gasta ese dineral que nos piden por las novedades, no entiendo como consume el videojuego como si se tratara de comida rápida, en vez de disfrutarlo como un buen vino.

Observando con detenimiento el mundo del videojuego

Yo soy un jugador que dedica tiempo a ver detalles de los escenarios, a explorar las posibilidades que plantea el juego en cuestión o que lee y escucha todo lo que el título tiene que ofrecer. Disfruto de la obra como creo que ha sido planteada, porque hay trabajo detrás de los escenarios, cargados de miles de detalles en esta nueva generación. No me gusta avanzar hacia adelante, como pollo sin cabeza, y dejar pasar por alto esos pequeños detalles que hacen grande a un juego, como por ejemplo en Quantum Break de Remedy Entertainment.

Quantum Break Xbox One
¿Cuántos os habéis parado a observar este escenario? Yo estuve un buen rato y realicé esta captura.

En ocasiones, antes de hacerme con un nuevo juego, busco gameplays en YouTube o veo directos en Twitch del título en cuestión. Alucino con algunos jugadores que no se paran a ver los escenarios y que les daría igual que les metieras en un pasillo con forma de tubo, porque parece que su única función es avanzar hacia adelante. No se paran a observar nada y se saltan las conversaciones. No prestan atención a lo que el juego ofrece, para después verse frustrados porque no consiguen avanzar en el juego, dado que no han prestado atención a lo que el juego requería.

Me duele realmente que exista este tipo de jugador, el cual consume el videojuego como si fuera una hamburguesa y no se para un momento a ver el entorno en el que han estado trabajando cientos de personas. Se han preocupado por modelar, decorar, texturizar, iluminar y cientos de cosas más, que sin duda ayudan a la ambientación y a hacerte sentir parte del juego. Porque si una cosa ha mejorado en esta generación, de la que muchos aún reniegan, es el detallismo de los escenarios, a veces enfermizos, y la cantidad de objetos que podemos encontrar en los mismos. Todo ayudado por una iluminación que nada tiene que ver con los juegos de la pasada generación y que ayuda a mostrar ese nivel de detalle “realista” que muchos quieren.

No dar la importancia que merece a lo que el juego tiene que ofrecer

Creo sinceramente que este tipo de jugador desprestigia un poco, en mi opinión, el videojuego. Este tipo de jugón no disfruta de la obra al completo o deja gran parte de la misma a un lado. Su forma de jugar se asemejaría a algo así como ver una película al doble de velocidad o rebobinándola, parando solo en los momentos que le parecen interesantes. Es como leer sólo unos capítulos de un libro o saltarte los que no te parecen interesantes, afectando completamente a la obra original. No disfrutan de la obra en la que ha estado trabajando cientos o miles de personas, en algunos casos, que se han preocupado por hacerte sentir en un mundo único al jugar a su videojuego. No se involucran en el videojuego en cuestión.

The Witcher 3
Pocos mundos, por no decir ninguno, tienen el nivel de detalle de The Witcher 3.

Me paro a pensar en los trabajadores de CD Projekt, los cuales han explicado en sus diarios de desarrollo que dedicaban horas a decorar una escena o una habitación, para que fuera única y tuviera su propia personalidad. Con esto logras que cada lugar que visites con Geralt te parezca diferente al resto o único. Estos lugares decorados a conciencia son los que luego este tipo de jugador ni visita o simplemente pasa de forma rápida, sin parar a observar y empaparse de lo que el mundo de The Witcher 3 tiene que ofrecerte, que es mucho más de lo que se ve a simple vista.

Tengo bastante pasión por los videojuegos, quizás más que por ningún otro arte, y ver esta forma de consumir un videojuego me da autentica pena. Sobre todo cuando este tipo de jugador, que no se ha parado a entender lo que el desarrollador quiere ofrecer, es el que luego se queja en reiteradas ocasiones de que un juego es corto, o que la historia es una mierda y no se entiende. Esto último coincide más veces de las que puedes llegar a imaginar. Disfrutemos de los juegos como merecen, por favor.

Compartir: