Como convertí a mi mujer en una gamer (I)

DDuJ---Sirvarada---header

Aprovechando el inminente primer aniversario de mi boda (para los gamer geeks que encierran un moñas en su interior: ¡es posible!) se me ha ocurrido hacer un repaso de mi relación con @Sirvarada en relación con los videojuegos. Ya veis: romántico que es uno.

Para situaros, comenzaré con un vídeo del grupo australiano Tripod, que ejemplifica muy bien lo que no quería que me pasara al cabo de poco tiempo:

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en «Aceptar» en el banner

Before we get down to love… I just got to finish this level!

Al principio, fue el pasotismo

Cuando empecé a salir con la que ahora es mi mujer, uno de los hobbies que no compartíamos para nada era el de los videojuegos. En aquella época podías verla conectada al FarmVille y poco más. Cris, que así se llama la señora que me aguanta a diario, tenía ciertos rasgos que me hacían ver en ella una gamer adormecida; una gamer que no sabe que es una gamer.

¿Qué rasgos eran estos? Vamos al turrón:

  • Mucha imaginación. Siempre es capaz de meterse en las historias que lee, que ve o que le cuentan. Literalmente puede transportarse a esas historias y las disfruta. Los videojuegos (los buenos para mí) consiguen eso mezclando diversos caminos, por lo que esto era un claro rasgo favorable.
  • Es jugona tradicional. Le encantan los juegos de mesa y los juegos de rol. Desde el Mus hasta el Seasons, pasando por Carcassone, Risk 2210, Go y mil juegos más. Los videojuegos son herederos tecnológicos de los juegos tradicionales, por lo que siendo ella ingeniera, parecía evidente que la unión de tecnología y juegos tenía que ser lo suyo.
  • Disfruta una buena historia. Ya sea en libro, comic, serie o película es capaz de dedicarle mucha atención y tiempo a seguir la historia, entender a los personajes y disfrutar cada escena. Muchos videojuegos actualmente marcan la cota superior de la narrativa, tanto literaria como audiovisual, para mí actualmente y no podía consentir que se lo estuviese perdiendo.
  • Es constante. Al menos mientras se divierte. Esto no es imprescindible para ser un gamer en sí, pero creo que sí lo es para dar el salto. Creedme: explicarle lo que es WASD a alguien que nunca ha jugado a un videojuego, necesita paciencia por parte del que explica y constancia por parte de quien aprende.
  • Confía en mi criterio. Ella sabe que la diversión es para mí un pilar vital indiscutible hoy por hoy. Ella sabe que no voy a hacer nada que pueda perjudicarla. Ella sabe que voy a intentar que su vida siempre sea más divertida. En serio: esta parte es la más importante.

Sus comienzos

Cuando yo conocí a mi señora, ella tenía ya su recorrido con el mundo de los videojuegos. En su mocedad incipiente cayó en alguna fiesta o cumpleaños una Game Gear. ¿No te suena lo que es una Game Gear? Debes ser muy joven. Básicamente era una consola portátil, con una autonomía que hoy consideraríamos patética y con una pantalla de tamaño razonable a todo color.

DDuJ---Sirvarada---1

Con el objetivo en mente de convertirla en una gamer, he estudiado sus inicios y he conseguido saber de qué polvos vienen estos lodos (no pongas esa cara, ¡es un refrán!). Sus juegos favoritos en aquella época eran los siguientes:

  1. Sonic. No necesita presentación. Plataformas, velocidad y violencia muy atenuada, llevada al mínimo necesario. Y un animalito como protagonista. Ojo.
  2. Pato Donald. Licencia Disney y plataformas. Posiblemente regalado por padres. De nuevo un animalito. Ojo. Dos de tres.
  3. Fantasy Zone. Naves espaciales, shoot’em up light y muchos colorines.

 

Primeros intentos: pre-Wii

Así que con todo esto en mente, se me ocurrió instalarle mi copia de Dragon Age en su PC, dónde sólo tenía MATLAB, Office y mucho software para simular circuitos, calcular y hacer esquemitas. Un rollo, vamos.

DDuJ---Sirvarada---2

Enganche curioso al Dragon Age, la verdad. Eso de poder mover a su personaje en un mundo de fantasía, similar a libros como El Señor de los Anillos, La Rueda del Tiempo o Canción de Hielo y Fuego fue un acierto. El problema es que este tipo de juegos, que requieren a jugadores algo intensos y pendientes de las habilidades, los valores… cansa un poco. En cuanto la historia dejó de ser interesante para ella se cansó y se quedó a media partida. Eso sí, tenía perro. Recordemos: animalitos always.

Tras el intento de fantasía y RPG le instalé el Gray Matter, a ver si con las aventuras gráficas le molaba la cosa más. Y le moló, la verdad. No se acabó el juego (de hecho, podría acabárselo ahora…) porque le pilló la mudanza a Alemania de por medio, pero lo de manejar a una chica, hacer magia de verdad y una historia de misterio resultó una buena combinación. No tenía que preocuparse de estadísticas del personaje, de orientarse en un mapa (cof, cof) o de una duración excesiva. Todo esto compensaba el que no hubiese animalitos por lo que parece.

Por medio tuvimos intentos esporádicos con una Play Station 2 prestada en el que hasta se atrevió con el God of War, pero no fue algo concluyente, ya que se dedicaba mayormente a aporrear botones y a ponerse nerviosa en cuanto aparecían más de dos malos en pantalla. Algo común a todas estas experiencias fue la dificultad para comprender símbolos o mecánicas que los jugones tenemos más que asumidas. En God of War no entendía que para matar a un jefe final hay que hacer movimientos especiales o seguir instrucciones especiales, en Dragon Age no era inmediato algo tan trillado como un scroll o una gestión de inventario…

DDuJ---Sirvarada---3

Esto parece una tontería pero es bastante interesante de cara a saber cual ha acabado siendo su juego favorito. Pero eso será en la siguiente entrada, donde seguiré contando como convertí a mi mujer en una gamer, ¡por si a alguien le sirve!

Compartir:
Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en «Aceptar» en el banner

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar