ALAN WAKE

Alan Wake, un proyecto muy ambicioso de Remedy Entertainment

En el juego a la semana de esta ocasión escribo sobre Alan Wake, uno de los proyectos más ambiciosos de Remedy Entertainment, que terminó siendo otra cosa diferente a lo que se pensó en un principio.

Compartir:

ALAN_WAKE_JUEGODELASEMANA

Remedy Entertainment (2010)

Xbox 360, PC

Acción Horror

El misterio sin respuesta es el que perdura, el que siempre acabamos recordando.

Mis expectativas con Alan Wake eran muy grandes antes de su lanzamiento, como seguro que os pasó a muchos de vosotros.

Pero quizás premeditado por el tiempo que tardó Remedy Entertainment en publicar el juego. Mostrando en cada ocasión que veíamos algo nuevo, con una apariencia diferente.

Con el juego en las manos, y una vez completado, no me decepcionó para nada. Aunque sí encontré un juego bien diferente a lo que tenía en mente.

Alan Wake es de esos proyectos que parece que no van a salir nunca, de esos por los que pasan los años y al final resultan ser un juego totalmente diferente a lo que los propios desarrolladores tenían en mente.

El proyecto, en principio, iba a ser un Survival Horror enfocado a un mundo abierto pero del género Sandbox (Mundo Abierto).

Esto llamaba mucho mi atención y me invitaba a imaginar un juego de este género con  las posibilidades que conlleva.

Los vídeos además alimentaban estas sensaciones: cambios climáticos, ciclo de día y noche, tornados, un coche para movernos por el mundo.

Muchas cosas que hacían pensar que Alan Wake iba a ser un juego innovador y que marcaría escuela.

Al final esta ambición de Remedy Entertainment se quedó a medio camino y terminó siendo un juego lineal. Marcando un juego a medio camino el género Survival Horror, con un gran toque Shooter en tercera persona y desapareciendo el prometido mundo abierto.

Es cierto que en Alan Wake hay supervivencia, por medio de gestión de botiquines, contando el número de balas y sobre todo, de bengalas y pilas para nuestra linterna (en modos más difíciles el survival horror se acentúa algo más)

Pero al final no deja de ser un mata-mata en tercera persona, en el que los primeros minutos iniciales de desconcierto terminan en un juego de acción, con algo de horror y mucha narrativa; esto último es lo que más me gusta.

Lo que sí destaco por encima de todo, y es algo que Remedy sabe hacer muy bien, es su cuidada ambientación. Tanto gráfica, con un entorno muy detallado y un sistema de iluminación muy puntero, como en el apartado sonoro.

Este último con una banda sonora para el recuerdo, que envuelve todo el juego y amplía la leyenda.

La historia es lo suficientemente atrayente como para invitar a seguir jugando, por ver con que nos sorprende los siguientes acontecimientos.

Además el estilo del juego, por capítulos, que incluso incluye créditos entre episodios y canción final del mismo, con sus consecuente cliffhanger, invita aún más a continuar jugando.

Y el final, ese final, que solo llegaremos a «entender» bien si jugamos a los dos DLC posteriores, uno de ellos de regalo con la edición especial; sin duda dejó huella en mí.

Además el doblaje al Castellano es de bastante calidad, incluyendo voces que escuchamos en la pantalla grande y bien interpretadas.

Si has visto las serie de Californication, versión doblada, te chocará escuchar a las voces que interpretan a Hank Moody. Escritor de novelas en Californication,  que es Alan Wake en el juego.

Y a Charlie Runkle, su manager o agente literario en la serie, es Barry Wheeler en el juego. Amigo y agente literario también de Alan Wake.

Es un símil que termina olvidándose, pero que en los primeros minutos puede llegar a desconcertar un poco si eres seguidor de la serie, que nada tiene que ver en su historia, ni en su tono, con el juego de Remedy.

Alan Wake es un proyecto que se quedó un poco grande a Remedy, o que pecó de ambicioso. El paso del tiempo y las ansias porque el juego saliera a la venta, tanto de Microsoft, como de los que seguíamos el desarrollo de Alan Wake, les obligó a recortar en muchos aspectos.

Quizás más partes diurnas y exploración habría mejorado un poco más el conjunto. Para un servidor son las mejores partes, ya que uno termina un poco cansado de matar una y otra vez los mismos enemigos, en bosques interminable y siempre a la luz de nuestra linterna.

Si se hubieran dosificado estas zonas de otra forma, o fueran menos numerosas, quizás sería un juego más redondo. Pero la ambientación y la historia del juego siempre invitan a seguir jugando. Y en modos de dificultad altos el juego se vuelve más exigente y quizás hasta más divertido.

Pero no cabe duda que Alan Wake ha creado escuela, fue una gran exclusiva de Microsoft en consola (también se puede jugar en PC) y es uno de los mejores juegos de Remedy Entertainment.

Aún a día de hoy seguimos esperando una segunda parte, pero no sabemos si llegará algún día.

Compartir: