¿Que nos deparará la nueva generación? ¿Hacia dónde vamos?

Creando la nueva sección de DDuJ, al que tenéis acceso desde el menú de arriba y en el que podréis encontrar todas las entradas que he escrito para Zehn Games, he visto la primera entrada que escribí y he decidido volver a leerla. Se trata de “¿Necesitamos la Next Gen?” y al releerla, me he dado cuenta de que aún sigo haciéndome la misma pregunta y seguiré haciéndomela, por lo menos hasta que esta generación de consolas muera y de paso a las nuevas consolas.

Estamos en los últimos años de las consolas actuales de sobremesa, con la Wii U a la vuelta de la esquina, la encargada de  inaugurar la nueva generación. Pese a ser una consola con la misma potencia que las que existen actualmente – o un poco más, no lo se – tiene un planteamiento jugable diferente o así es como nos la vende Nintendo. Al igual que ocurrió con Wii, Nintendo toma de nuevo otro camino o sigue el que ya tomó con su anterior consola de sobremesa, ya que con esa decisión, no les ha ido tan mal – Wii es la consola de sobremesa más vendida¿Pero qué ocurre con Xbox 360 y Ps3? Lo cierto es que las consolas están explotadas bastante en cuanto a rendimiento gráfico – aunque creo que se les podía sacar un poco más – pero en el apartado jugable, no creo que se haya dado todo lo que se prometía en los comienzos de su andadura y son pocas cosas las que hemos visto en esta generación, en el apartado de jugabilidad, que no vimos en la anterior. Aun así, ya se esta empezando a hablar de las nuevas consolas – recordemos todos que esto es un negocio – y lo cierto es que seguramente veamos algo sobre ellas en el próximo E3  y terminen saliendo a la venta en 2014 o incluso antes. Por lo que las consolas actuales convivirán seguramente unos años con la nueva generación, como ya a ocurrido anteriormente.

Si echamos la vista atrás, cuando se lanzaron las dos consolas, se nos vendían como las definitivas, las que nos iba a traer el Full HD – si claro – y que luego se quedo en la mitad o menos. En el caso de Xbox 360 se vendía como la consola mas puntera en cuanto a tecnología, aunque es cierto que la gráfica que se incluyó en su lanzamiento – y la misma que tiene actualmente – ya era bastante antigua, si la comparábamos con las que había ese momento en PC y ya no os cuento si la comparamos con las que tenemos actualmente. Pero no es lo mismo desarrollar para un sistema cerrado, al que se le puede sacar mucha más potencia, que para un mercado más amplio de tarjetas gráficas. Por ello han ido saliendo juegos bastante potentes gráficamente durante todo este tiempo y ha habido una evolución técnica desde los primeros juegos, hasta los últimos triple A. Al trabajar las desarrolladoras en un sistema cerrado, ha hecho que los juegos de Pc sean simples ports de los de consolas, con algún añadido gráfico, como un aumento de resolución o en algunos casos. Con el uso de los directx 11 – exclusivos de los juegos de Pc y si tienes una gráfica que lo soporte – se ha mejorado un poco más el apartado gráfico, aunque sigue siendo el mismo juego maquillado, realmente. En parte noto que ha habido un estancamiento tecnológico en los videojuegos, porque con mi tarjeta gráfica actual, una Geforce GTX 260que tiene más de cuatro años desde su lanzamiento – puedo jugar a todos los juegos que salen actualmente y a resoluciones mucho mayores que en consola. Pero lo cierto es que no es algo que nos tendría que importar, porque un videojuego lo que tiene que hacer es divertirnos y eso en realidad se consigue más con un buen apartado jugable, que con potencia gráfica.

En el caso de PlayStation 3, se vendía como una consola técnicamente más potente que Xbox 360, aunque si puede ser verdad, al final no ha sido tanto esta diferencia. Aunque es cierto que algunos juegos, como Uncharted, demuestran que si puede ser un poco superior, pero es más merito del buen trabajo de Naughty Dog, que de la propia consola en si. También se vendía su Blu-Ray, con una capacidad superior al DVD – cierto – y el cual iba a permitir una cantidad inmensa de información, con juegos mucho más largos y con mucho mas contenido – claro…. –  y al final sabemos todos como ha quedado esto. Los primeros juegos venían en mil idiomas, estos tenían todo tipo de vídeos sobre el desarrollo del juego y esto, se ha perdido con el tiempo. Ese contenido mayor que nos prometieron ¿Dónde está? Porque yo aun no lo he visto, mucho mas allá de vídeos sin comprimir, como ocurrió con Final Fantasy XIII o debido al tamaño de algunos juegos, que tengamos que usar varios DVD en la consola de Microsoft. También recuerdo como nos vendían la moto con aquellos videos CGI, que pretendían colarnos como imágenes reales del juego y que al final tuvieron que admitir, que era eso, vídeos.

Lo cierto es que durante todos estos años que llevamos con la nueva generación – si contamos desde la salida de Xbox 360, son siete años ya – tampoco hemos visto juegos tan revolucionarios como nos habían prometido. Es cierto que en cuanto apartado técnico, estos si han evolucionado bastante respecto a las anteriores consolas, pero en la jugabilidad, siguen siendo muy similares y tampoco han cambiado tanto. Quitando alguna IP nueva – Uncharted, Gears of War, Assassin´s Creed, Heavy Rain….. – lo cierto es que seguimos jugando a los mismos juegos de la generación anterior. El número detrás del nombre del juego sigue siendo la tónica predominante en esta industria y parece que va a seguir siendo así durante un tiempo, porque es lo que vende o lo que nosotros demandamos.

Las consolas también han sufrido transformaciones estéticas, todas han adelgazado y han surgido nuevos modelos llamados Slim – en el caso de Ps3 vamos por el segundo modelo slim – que ademas de abaratar los materiales con los que están fabricados estas consolas, también se han solucionado parte de los problemas que tenían los primeros modelos, bastante inestables. Ha sido en esta generación, donde han aparecido las consolas peor fabricadas de la historia de los videojuegos. Los primeros modelos de Xbox 360 tenían lo que se bautizo como: “El anillo rojo” o “El anillo de la muerte” debido a las tres luces rojas que mostraba la consola de Microsoft, cuando esta se sobrecalentaba y terminaba estropeandose, simplemente usándola. Muchos remedios surgieron en internet para solucionar este problema, pero lo mejor era enviar la consola al SAT de Microsoft, para que te la devolvieran arreglada, eso si, si no la habías abierto previamente para hacer cierta modificación en el lector, que todos sabemos. Pero no es cosa solo de Microsoft, como se nos intentó hacer ver, Sony  y su Ps3 también tenia problemas, con su famosa “Luz amarilla” que anunciaba la muerte del lector de la consola. Pero en el caso de Sony, el coste de reparación no lo cubría la garantía o esta era mas corta, por lo que teníamos que pagar de nuestro bolsillo el error cometido. Si bien es cierto, parece que la consolas de Microsoft eran mas propensas a fallar y debido a esta averías, Microsoft aumentó la duración de la garantía, un año más y se dio prisa en fabricar nuevos modelos de la consola, que aunque por fuera eran iguales a los anteriores, dentro escondían nuevas placas, con algunas mejoras o intentos de solucionar este problema. Pero lo cierto es que este problema duro mas de la cuenta y hizo que Microsoft tuviera muchas perdidas o ganancias, según se mire, porque mas de uno hemos comprado un par de consolas, debido a esta avería.

Lo que sí ha cambiado mucho son los desarrollos de los juegos. El dinero que es necesario para hacer un triple A hoy en día, es muchísimo mayor que el que se necesitaba en la generación anterior. Los presupuestos que se manejan con los juegos, son tan grandes como los del cine y eso es algo que en mi opinión, ha empeorado la industria. No son pocas las compañías de videojuegos que hemos perdido durante estos siete años – es algo preocupante – y es algo que debería hacernos pensar, ya que la industria está empezando a convertirse en un monopolio de las más grandes. Las compañías más pequeñas han quedado relegadas a desarrollar juegos para plataformas móviles o portátiles, ya que requieren de un menor presupuesto para desarrollar estos juegos. Pero es que las compañías grandes también quieren su parte del pastel y desarrollan juegos de este tipo, ocupando parte del mercado, incluso compran estas desarrolladoras mas pequeñas, para que hagan juegos. Crear un juego con un presupuesto tan grande es muy arriesgado, tanto que puede hacer cerrar una compañía entera si este no se vende como es necesario y por ello, el miedo a las pérdidas, hace que esta se sigan apoyando en las continuaciones de sus sagas más fructíferas en cuanto a recaudación se refiere. Sacan un juego y casi el mismo día de lanzamiento están anunciando su continuación y es algo que en esta generación hemos vivido en varias ocasiones. Muchas sagas de hoy en día siguen la tónica de juego por año, algo que en su día estaba relegado a los juegos deportivos, para actualizar plantillas, más que nada, se hace igual en sagas como Assassin´s Creed o algunos FPS. Aunque también es cierto que se usan diferentes grupos de desarrollo, para poder crear dos juegos de forma paralela, es decir, mientras se estaba trabajando en Assassin´s Creed La Hermandad (Ubi Soft, 2010) también se estaba trabajando en Assassin´s Creed Revelations (Ubi Soft, 2011) de ahí que puedan cumplir el “juego por año”. Aunque es cierto que esto está solo al alcance de las compañías más grandes del sector y son pocas las que pueden seguir este ritmo.

Vivimos en una época en la que el mundo del videojuego está un tanto raro, aunque nos quieren hacer ver que no es así. Pero lo cierto es que el sector no está pasando su mejor momento. Las nuevas ideas no gustan lo necesario y a cambio solo obtenemos refritos de los mismos juegos, cada vez más centrados en la acción. Las nuevas ideas, en cuanto a mecánicas jugables, funcionan, como así nos ha demostrado Nintendo con su Wii, la cual ha vendido muchísimo y ha abierto el mercado a un nuevo tipo de jugador con el que hoy en día hacemos distinciones, los casual. Lo cierto es que la división de Harcore-gamer y casual-gamer, es en esta generación, cuando más importancia ha adquirido. Llegando a hacer distinciones de tipo de juegos, creados para un jugador mas casual, de otros creados para jugadores Hardcore. De este mercado han querido también  tomar parte Sony y Microsoft, pese a meterse con Wii todo lo que podían, han terminado sacando sus dispositivos similares a los controles de Wii, Kinect y Move.

Ahora tenemos que pensar en el futuro y en las nuevas consolas, la nueva generación. Nintendo va abrir la nueva época, con una consola igual de potente que las actuales, pero con un sistema de juego diferente totalmente a lo visto hasta ahora. Pensemos en que van a hacer Sony y Microsoftaunque ya han dado los primeros coletazos de lo que podría ser y es bastante similar – y que va a pasar con sus consolas actuales, esas que hoy en día además de jugar, podemos escuchar música, ver la tele, películas y miles de cosas más que han ido surgiendo durante estos siete años. ¿Que va a pasar con ellas? ¿Que va a pasar con todas las descargas digitales que hayamos pagado? ¿Va a seguir funcionando el online de las consolas actuales para que podamos descargar los juegos que hemos comprado? o ¿estos van a pasar a las nuevas consolas, junto a nuestro perfil? ¿Desarrollar juegos va a ser más caro aun? ¿Volverán a copiar Sony y Microsoft a Nintendo? ¿La calidad gráfica tendrá tanta evolución como con la anterior generación? ¿Habrá nuevas mecánicas jugables? ¿Nuevos géneros de videojuegos? ¿Seguiremos viendo las mismas sagas en la futura generación? ¿Cuánto costaran las nuevas consolas? ¿Podre jugar con los juegos que ya tengo? ¿Desaparecerá el mercado físico? ¿Será la última generación de consolas?

Son muchas preguntas las que me hago, a la que debería añadir una mas ¿Me seguirá atrayendo las consolas en la próxima generación? Lo cierto es que yo tarde un par de años en dar el salto a la generación actual, en parte porque para mí los precios de lanzamiento de las consolas eran un poco prohibitivos en aquella época y porque en un principio no me atraían tanto y fue con el tiempo, cuando me interesaron algunos juegos, cuando me hice con una Xbox 360. Un poco más tarde llego la PlayStation 3, debido a que quería jugar a algunas exclusividades que no había en la consola de Microsoft. También es cierto que hoy en día no nos venden solo una consola, sino más bien un centro multimedia con el que podemos hacer muchas más cosas. Y es cierto que al final damos el salto todos y parece que nos olvidamos de las anteriores consolas, para centrarnos solo en las nuevas. El sector del videojuego siempre ha ido creciendo de forma muy rápida, pero parece que en estos últimos años, ha tomado demasiada carrerilla, porque esto no hay quien lo siga o al menos, a mi me resulta imposible.

Please follow and like us: