Hitman Absolution, asesinar es todo un arte

HITMAN_ABSOLUTION_ANALISIS_PS3_DDuJ

Fue en la feria de videojuegos Gamefest 2011 cuando vi por primera vez en movimiento Hitman Absolution (IO Interactive, 2012). Quedé impresionado del salto que había dado la saga a la nueva generación, un salto que se hizo de rogar, después de contar con varios títulos de calidad a sus espaldas. Aprovechando la bajada de precio y con la siguiente generación llamando a la puerta, me he sumergido en esta nueva entrega del agente 47.

Ahora vuelve con una historia que ofrece su lado más humano, que tiene su punto de partida cuando se descubre que Diana Burnwood, la controladora de nuestro agente, expone a la agencia internacional de contratos públicamente, poniendo en riesgo toda la información confidencial. El nuevo jefe de la organización, Benjamin Travis, nos contrata para acabar con Diana y recuperar a una misteriosa niña que estaba a su cargo. Un nuevo contrato, un nuevo objetivo, una historia en la que nada es lo que parece. El juego sigue la narrativa clásica de cualquier película dividiéndose en tres actos, cada uno de ellos con varios capítulos. Entre uno y otro vemos unas cinemáticas que ayudan a la fluidez de la narración. El agente 47 se ve envuelto en una trama conspiratoria donde va atando cabos, con algún giro inesperado y la cual conserva ese tono gamberro y violento, con toques de humor negro. Algo que me ha gustado mucho son algunos de los personajes como el “escuadrón de las Santas”, muy propio de una película de Tarantino, y algún que otro enemigo, todos ellos con unos caracteres muy definidos. Además veremos un guiño a otra franquicia de videojuegos, con la presencia de sus dos protagonistas. Aunque la historia no ofrece nada nuevo, si que está bien planteada, consiguiendo que el jugador simpatice con 47, ofreciendo situaciones de todo tipo y reservándose alguna que otra sorpresa.

HITMAN_ABSOLUTION_ANALISIS_PS3_1_DDuJ

Antes de todo mencionar los distintos niveles de dificultad, los cuales tienen grandes diferencias entre unos y otros, no solo en la cantidad de enemigos o del daño recibido, sino también en las ayudas, pistas e interfaz del jugador. Me lo he pasado en difícil (teniendo otros dos niveles de dificultad por encima) y algunos niveles me han costado bastante, suponiendo todo un reto para el jugador.

Hitman siempre ha tenido una jugabilidad profunda y variada, y en esta ocasión no iba a ser distinto, eso sí, han introducido unos cuantos cambios a la saga. Uno de ellos es el “instinto”, una habilidad que nos permite ver a través de las paredes a los personajes, así como su ruta de movimiento por el escenario, además de destacarnos objetos, pistas y un modo de disparo, que al activarlo, nos permite apuntar a los enemigos con el tiempo congelado, hasta que se agota y se sucede una escena muy espectacular de los impactos que hemos marcado. Dicha habilidad se consume mientras la tenemos activada y la forma de poder rellenarla es eliminado a los enemigos o consiguiendo los objetivos. Otra novedad es la presencia checkpoints en ciertas partes de los niveles, que podemos activar si queremos. Los checkpoints, si los activamos, nos permiten continuar desde ese punto pero con ciertos matices. Por ejemplo, si yo me deshago de unos cuantos enemigos, consigo un objetivo y activo el punto de control, si luego me eliminan aparezco en ese punto, con el objetivo guardado, pero los enemigos vuelven a aparecer en el escenario. Esto me chocó en un principio y hace que te pienses si te merece la pena activar el punto, más que nada porque la estrategia a seguir cambia. Otro elemento que han introducido son las puntuaciones y los logros. Al final de cada nivel te dan una puntuación que determina el nivel de asesino que tienes y si esta es alta, consigues desbloquear nuevas habilidades. Hay un ranking mundial al que puedes entrar si realmente eres un killer. La forma de conseguir la puntuación más alta se determina por la manera en la que has conseguido pasarte la pantalla. Si eres silencioso, nadie te ve, dejas inconsciente o matas, eres original en tus eliminaciones, consigues objetivos secundarios, son factores que influyen en tu puntuación final. Como he dicho antes, la dificultad que elijamos varía notablemente todas estas características.

Volviendo a la parte clásica de la jugabilidad, los niveles tienen un objetivo principal que cumplir y también objetivos secundarios como recoger pistas y eliminar a los enemigos de una manera especial. Está es una de las facetas que me encantan de esta saga, desde envenenar, electrocutar, quemar, estrangular, disparar a la cabeza, empujar por un balcón o incitar al suicidio entre muchas otras formas. Para ello, por su puesto disponemos de todo tipo de objetos y armas, como botellas, ladrillos, libros, destornilladores, pistolas, recortadas y fusiles entre otros. Un detalle que me ha gustado es acercarme por la espalda de un enemigo con una pistola y cogerlo como rehén apuntándole a la cabeza con el arma. Así saltan todas las armas de los personajes que están alrededor consiguiendo que nos apunten con sus armas, hasta que cometamos una estupidez y comiencen a dispararnos. Por su parte, los combates cuerpo a cuerpo se resuelven con una combinación de botones (QTE) que lo convierten en un momento muy peliculero. Como es habitual en Hitman, el uso de disfraces está presente en todo momento, policía, chef, fontanero, botones, espantapájaros y un largo etcétera que nos permite pasar desapercibidos, pero no tanto para los personajes de la profesión de nuestro disfraz, que sospecharán de nosotros si permanecemos mucho tiempo en su campo de visión. Para evitar ser detectado por ellos podemos hacer uso del instinto o incluso disimular con algún elemento que haya disponible en el escenario. Desde luego no tienen desperdicio las conversaciones entre personajes, que a veces nos revelan datos importantes y muchas otras son diálogos con un humor negro y retorcido que hacen que no pare de reír.

HITMAN_ABSOLUTION_ANALISIS_PS3_2_DDuJ

Técnicamente Hitman es toda una sorpresa, hace uso del motor gráfico Glacier 2 y realmente le sienta genial. Gráficamente es un título notable con unas texturas que cumplen y unos efectos de luces y sombras muy cuidados. Elementos como el fuego, el humo, las explosiones y el agua lucen muy bien, sobre todo esta última en detalles como la calva mojada y brillante de 47 mientras llueve, así como los reflejos de los charcos de agua. Las físicas por su parte, aunque cumplen, tiene momentos como los de pasar por encima de un cuerpo y que este se mueva fácilmente, que le restan realismo. La IA enemiga, sin ser una maravilla, es más que pasable al ver las reacciones a nuestros actos, como al detectar un cadáver y ponerse a buscar por todos lados o cubrirse y flanquearnos. El modelado del agente 47 y de los enemigos principales está muy conseguido, no siendo tan detallado en el resto de personajes. Por otro lado el diseño de escenarios tiene un trabajo tremendo ofreciendo infinidad de alternativas. Escenarios muy amplios que combinan tanto zonas interiores como exteriores, muy variados en localizaciones y distintas atmósferas, siempre acordes a la narración. Pero sin duda lo que me ha dejado con la boca abierta es la sensación de vida y la cantidad de personajes en pantalla al mismo tiempo. No exagero si digo que puede haber unas setenta personas o más en movimiento, vale que muchos pasen a ser clones, pero la fluidez y la estabilidad con la que se mueve en todo momento impresiona.

El apartado sonoro es muy bueno, tanto en su banda sonora como en el doblaje. La música que escuchamos en los distintos niveles es variada, ajustándose a cada momento. Country, electrónica o piezas más instrumentales y atmosféricas, algunos de los temas son realmente pegadizos. El doblaje del agente 47 está genial, con esa voz áspera y cortante que hiela la sangre. El resto de voces también cumplen con su cometido.

Esta entrega cuenta con un modo multijugador, pero no uno de esos metido con calzador por ser una moda. Se llama “Contratos” y es un modo competitivo alejado de los clásicos multijugadores en los que tenemos que eliminar a nuestros amigos o desconocidos. Consiste en superar un nivel bajo las condiciones que nos marca la partida. Eliminar un objetivo determinado, con un arma en concreto, con una vestimenta específica y cumpliendo otras variables que el usuario de dicha partida nos dicta. Hay que seguir tres pasos, eliminar, huir y cobrar. Al igual que en una partida individual, nuestra forma de actuar define nuestra puntuación final. Nosotros podemos crear nuestros propios contratos y compartirlos con todo el mundo. Un añadido que alarga la experiencia y nos desafía a ser el mejor asesino.

HITMAN_ABSOLUTION_ANALISIS_PS3_3_DDuJ

Hitman Absolution es un gran juego, las posibilidades de afrontar las misiones son casi infinitas, y aunque siempre podemos ponernos a disparar a todo el mundo con una pistola en cada mano creando el caos más absoluto, pasar desapercibido es lo que nos convierte en un asesino con estilo, con clase, en un auténtico hitman. Un título muy rejugable y estratégico, con una factura en su conjunto muy sólida y eficaz que hacen que destaque. Se agradecen juegos como este que te dejan con un buen sabor de boca y una gran satisfacción al superar los distintos retos.

Compartir: