Final Fantasy III: Última entrega de de la trilogía de 8 bits

Continuamos con el reportaje de la saga Final Fantasy con su tercera entrega y fin a la trilogía de juego en Famicom, la consola de sobremesa de Nintendo japonesa.

Final Fantasy III da punto y final a la primera trilogía de juegos de 8 bits para Famicom. Esta nueva entrega fue la más ambiciosa, y extensa de Squaresoft,  para la sobremesa de Nintendo.

Esta nueva iteración en la franquicia llegó a las tiendas a principios de 1990, después de poco más de un año desde su anterior juego; concretamente catorce meses después.

Durante el desarrollo surgieron algunos problemas con la plantilla y el personal, que por suerte pudieron solventar, y en Final Fantasy III se ciñeron las bases para los posteriores juegos de Super Famicom.

Su historia fue la más trabajada hasta ese momento y fue la entrega más extensa de esta primera trilogía. Poco a poco la saga Final Fantasy había ido adquiriendo más carga narrativa, haciéndose más grande y más ambiciosa con el tiempo.

“El terremoto sólo ha sido el comienzo. Los temblores que engulleron los Cristales, luz de nuestro mundo, y que a la superficie abominables criaturas sacaron, no son sino presagios de lo que el futuro depara.” Extraído del prólogo incluido en el manual original de la versión de Nintendo DS.

Aunando lo mejor de Final Fantasy I y II en un juego

Final Fantasy III Squaresoft roza el techo técnico de Famicom, extrayendo todo el rendimiento posible a la consola de 8 bits de Nintendo. Esta tercera entrega supone la unión de ideas y conceptos vistos en sus dos anteriores juegos, rescatando lo que mejor funcionó en cada uno de ellos, y recopilando todos los conceptos en un solo título.

Final Fantasy III Famicom
Portada de la versión original de Final Fantasy III lanzada en Japón, en 1990, para Famicom.

Muchas ideas implementadas en Final Fantasy III proceden de sus dos anteriores juegos, pero también se deja por el camino el sistema de evolución de los personajes de Final Fantasy II.  Para esta tercera entrega se volvió al sistema de experiencia más clásico, similar al de la primera entrega, pero añadiendo los trabajos o clases, con muchas novedades al respecto.

Lo peor que le pudo suceder a Final Fantasy III fue coincidir con el lanzamiento de Super Famicom (Super Nintendo), lo cual llevó a que no conociéramos el juego fuera de Japón hasta dieciséis años después, con la versión de Nintendo DS lanzada en 2006.

Qué tardáramos tanto tiempo en recibir este tercera entrega fuera de Japón fue debido a que Squaresoft se centró más en el desarrollo de Final Fantasy IV para Super Famicom, que en realizar la traducción de esta tercera entrega.

Una vez más el idioma, o la falta de traducción, fue el causante de no conocer el título fuera de Japón; como sucedió con Final Fantasy II. Hoy en día los juegos de Final Fantasy llegan a todo el mundo, y mucho más rápido, por suerte.

Final Fantasy III Famicom 1990
Imágenes de la versión original de Final Fantasy III (1990) para Famicom.

Novedades, cambios y mejoras de Final Fantasy III

Final Fantasy III Arte
Ilustración de Yoshitaka Amano para Final Fantasy III.

Uno de los cambios más evidentes de Final Fantasy III fue la longitud del juego, bastante más amplia que en sus dos primeras entregas. Squaresoft quiso realizar su juego más ambicioso hasta la fecha y esto llevó consigo muchos cambios respecto a Final Fantasy II, más el rescate de alguna idea de la primera entrega.

Se eliminó por completo el sistema de progresión de los personajes, el cual no hacía uso de la experiencia, y sí de un sistema de mejora de las habilidades ajustada al uso que le diera cada jugar a cada uno de los héroes. Sistema que no ha vuelto nunca más a la saga, siendo exclusivo de Final Fantasy II, lo que hace que la segunda entrega sea una de las más peculiares de la franquicia.

Para esta entrega se rescató el sistema de experiencia y subida de niveles de Final Fantasy I, y se añadió más clases para los personajes, o trabajos, con un total de 23. Estos trabajos se podían cambiar cuando el jugador quisiera, con su correspondiente gasto de puntos de habilidad, dando así una variedad y profundidad más grande al sistema de evolución de personajes.

También se añadió más profundidad al sistema de trabajos, dado que cada uno tenía equipación exclusiva, la cual podíamos equipar al personaje que usara el trabajo específico. Son muchos aspectos los que había que tener en cuenta para el desarrollo de los héroes, mucho más trabajados, y con más personalidad que nunca.

Con ello conseguía ser la entrega con más personalización de estos primeros tres juegos, dando un componente de profundidad al jugador nunca visto hasta entonces en la franquicia.

Por otro lado se realizaron cambios en los combates, mejorando el sistema de menús, que además adquirió el tono azulado que acompañaría a la saga a partir de este momento.

También se realizó un cambio visual en los combates. Se introdujo los daños, y los estados, en la zona de combate. Ya no estaban representados en la parte inferior de la pantalla, como en las anteriores entregas, siendo mucho más visual y presentándose al lado de los sprites de los enemigos y héroes.

Los Moguri o Moogles y las invocaciones aparecen por primera vez en esta entrega

Para esta tercera entrega también hubo una de las mayores novedades de la franquicia, que se ha convertido en algo prácticamente obligatorio en los posteriores juegos. En Final Fantasy III es la primera vez que descubrimos a los Moguri o Moogles (en inglés), personajes que han acompañado a la fantasía final desde entonces y que cualquier fan puede reconocer. 

Final Fantasy III Arte
Arte de Yoshitaka Amano para Final Fantasy III.

Otra de las novedades de esta entrega es la aparición de las invocaciones, a las cuales se podía acceder desde el trabajo de “Invocador”. Estas invocaciones se podía conseguir derrotando a las propias invocaciones o incluso comparándolas en las tiendas.

Algunas invocaciones que aparecían por primera vez fueron: Infrit, Shiva, Ramuh o Titán, entre otras. ¿Os suenan no? En Final Fantasy XV, la última entrega publicada a la hora de escribir este texto, se ha rescatado las invocaciones más clásicas y que aparecieron por primera vez en Final Fantasy III.

Un problema con la plantilla obligó a Squaresoft a desplazar a un equipo entero

Para Final Fantasy III Squaresoft no contó en esta ocasión con Akitoshi Kawazu, el cual estaba implicado en otro proyecto de la compañía, el juego SaGa. Título que conocieron en USA como Final Fantasy Legends, para aprovechar el éxito de la saga y su nombre.

final-fantasy-iii-reportaje-3
Ilustración de Yoshitaka Amano para Final Fantasy III.

Pero quizás el problema más grave con el que tuvieron que lidiar durante el desarrollo de esta tercera entrega fue que Nasir Gebelli, programador de los dos anteriores juego de Final Fantasy, tuvo que volver a Estados Unidos; dado que su visado para Japón había finalizado. 

Squaresoft no podía perder su programador ¿Qué hizo al respecto? Pues ni más ni menos que llevar a parte del equipo de desarrollo junto a Nasir Gebelli a Sacramento, California. Lugar donde desarrollaron Final Fantasy III para Famicom.

Esto fue un impedimento bastante grande mientras trabajaban en esta tercera entrega ¿Pero qué gran juego no tiene problemas durante su desarrollo? Al final consiguieron que el juego fuera finalizado sin sufrir mucho retraso.

Final Fantasy III a nivel más personal

Final Fantasy III llegó a mis manos a través de la emulación, bendita emulación, donde pude jugarlo; aunque no en profundidad. Pero con la entrega para Nintendo DS, la única copia original que poseo de este juego a día de hoy, es cuando más he podido disfrutar del título y donde pude terminarlo. 

Final Fantasy III Colección Personal
Copia personal de Final Fantasy III para Nintendo DS, lanzada en 2007 en España.

Como decía al comienzo, Final Fantasy III no salió de Japón hasta 2006, con este remake de Nintendo DS, el cual ampliaba la historia del título original y realizaba algunos cambios; además del evidente salto gráfico a las tres dimensiones.

También se introdujo la posibilidad de usar la pantalla táctil de la portátil de Nintendo y se añadió la característica de enviar correos con la Mogured a PNJ u otros jugadores mediante Wi-Fi. Además esta versión está traducida al Español,  siendo quizás la mejor forma de disfrutar de Final Fantasy III a día de hoy. 

Final Fantasy III Nintendo DS Arte
Arte de Final Fantasy III para su versión de Nintendo DS.

Esta entrega de Nintendo DS también se portó a otros sistemas, como PSP de Sony, portátil que recibió el juego en formato físico en Japón y que aquí nos tuvimos que conformar con la versión digital. Además existen versiones del juego para dispositivos Android e iOS, e incluso una versión para PC en Steam y la consola Ouya. 

Ahora sólo os queda elegir donde jugar, hemos pasado de conocer nada de este juego, a tenerlo disponible en multitud de sistemas. Esto denota la popularidad de la franquicia a día de hoy y la importancia de la misma para Square-Enix.

Final Fantasy III ha sido una de las entregas más olvidadas y desconocidas de la saga, junto a su segunda parte. Pero a día de hoy es muy sencillo acceder a ella y poder disfrutarla, en el sistema que más te guste.

Esta entrega sirve muy bien para conocer los cimientos de la saga Final Fantasy, dado que aúna varias características que han ido acompañando a la franquicia desde entonces. Es un buen acercamiento inicial, ya que incluye lo mejor de las dos primeras entregas, aunque se puede tornar algo áspero a día de hoy, si no eres muy fan del JRPG más clásico.

Y aunque a nivel narrativo sería superada de forma bastante holgada por su siguiente entrega, Final Fantasy IV, perteneciente a una nueva generación de consolas de 16 Bits, y de la que os hablaré muy pronto por aquí.

Please follow and like us: