Xbox One

Diario Sea of Thieves #1 – Apresando un par de gallinas

He podido jugar a Sea of Thieves por primera vez, gracias al Game Pass, y os cuento mi experiencia en un primer diario de abordo.

Hace unos día jugué mis primeras dos o tres hora a Sea of Thieves, gracias a que el Game Pass está de oferta y podéis disfrutar de él un mes entero por solo 1€. Imposible resistirse a semejante caramelo: así que me suscribí, descargué el juego y cuando llegué por la noche de trabajar di mi primer viaje en barco.

Para que conozcáis mejor la experiencia que es jugar a Sea of Thieves, lo mejor es que os cuente como fue mi primer viaje. Por ello he creado este pequeño diario de a bordo y si gusta llegarán algunos más.

El juego es una experiencia única y será totalmente diferente dependiendo de quien lo juegue, ya que la libertad es total, e irás descubriendo las cosas por intuición y sin ayuda de ningún tutorial. Pero no nos entretengamos más y vamos a por el primer diario de abordo.

Diario de abordo #1 – Apresando gallinas y mis primeras 700 monedas

Desperté en una taberna, con una resaca de caballo, y decidí ir al puerto a por mi pequeño barco monoplaza. Antes de embarcar hablé con los habitantes de la isla y un comerciante me pidió buscar un par de gallinas, de unas características concretas que no presté nada de atención. Así que le compré una jaula y embarqué rumbo a una isla al azar.

No tardé mucho en acostumbrarme a mi nuevo barco, lo bastante recogido para poder controlar todo: timón, velas, mapa y ancla, de forma rápida. Aunque me costó un par de sustos revisar el mapa: casi impacto contra una enorme piedra y por poco aparco el barco en una isla para siempre. Es lo que tiene navegar, el barco nunca se detiene a no ser que eches el ancla.

Tonto de mi bajé del barco en busca de esas dos gallinas, con una sola jaula, que decidí dejar en el barco porque pensé que no me haría falta de momento. Poco tardé en descubrir que sin la jaula no iba a coger ninguna gallina y tuve la suerte de encontrar otra jaula tirada por la isla, para es segunda gallina que me habían pedido.

En cuanto conseguí las dos aves, con susto incluido, casi ahogo a una de ellas mientras iba al barco, partí rumbo a la isla inicial a por mi dinero. Pero cuando llegué descubrí que había traido una gallina que no me habían pedido, una moteada que el comerciante no quería, pero que aún así me compró por unas pocas monedas; menos es nada.

Con ganas de acción decidí aceptar una misión para conseguir la calavera de un capitán muerto, quería desengrasar un poco mi cuerpo anquilosado después de la juerga de anoche. Así que cogí la primera misión que vi y volví a la mar sin percatarme que tenía que buscar una isla en concreto para encontrar la calavera.

La recreación del mar es magnífica. Me he quedado embobado más de una vez y da la sensación de tener vida propia y ser impredecible.

Durante el viaje tuve un percance, y es que me quedé embobado viendo el mar en la popa del barco y caí al agua. El barco continuó su rumbo, y yo quedé a merced del mar, solo, muy solo. Por suerte una sirena me rescató y me llevó al barco, lo malo es que este había chocado en una isla y tuve que repararlo como pude, achicando agua y poniendo maderos.

Volví a ver el mapa, ahora sí, viendo donde estaba la isla de ese gran capitán al que tenía que robarle el cráneo. Así que puse rumbo, llegué a la isla, me deshice de unos cuantos esqueletos y robé la calavera, que dejé junto al timón de mi pequeño barco. Antes de partir decidí explorar la isla y encontré un pequeño cofre semienterrado, así que decidí llevarlo al barco también.

Volví a bajar a buscar más objetos y encontré una pequeña cueva, con inscripciones raras, pero en la que no había nada. Lo malo es que al volver al barco este no estaba en ningún lado y una sirena empezó a cantar desde la orilla. No entendía muy bien que había pasado, ¿Me habían robado el barco?

Al final logré llegar al barco gracias a esta sirena, para descubrir que estaba todo como lo había dejado, sin entender muy bien que había pasado. Quizás cosas de los dioses programadores, que deberán arreglar con un futura actualización, o simplemente alguien me había robado el barco y había decidido no robarme nada.

Durante el viaje de vuelta vi un pequeño barco en el horizonte, que esquivé como pude cambiando el rumbo, ya que no quería perder mi “valioso” botín. Llegué a la isla inicial sano y salvo, donde recibí monedas por la calavera y por el pequeño cofre, reuniendo cerca de 700 monedas en total. Así que decidí celebrar mi primer día, en realidad fueron dos o tres, porque ví tres lunas, bebiendo Ron y emborrachándome sólo.

En mi próximo viaje intentaré enfrentarme a otros piratas y les robaré el botín. Para ello tendré que prepararme bien, con balas de cañón y muchos maderos por lo que pudiera ocurrir. He decidido llamar a mi barco “Sardinilla”, en honor a ese gran Geralt de Rivia.

Sea of Thieves es un juego de experiencias

Xbox One

Antes de jugar a Sea of Thieves había leído mucho sobre él, incluido el artículo de la última Edge, muy interesante por cierto. No os voy a mentir, Sea of Thieves no había despertado mucho interés en mí, aunque me había hablado bien de él amigos cercanos.

Todo el mundo habla de que en SoT el viaje es más importante que el propio objetivo, y es totalmente cierto. Las misiones son simples, y algo monótonas, pero los viajes siempre son diferentes. No sabes lo que vas a encontrar de camino a una nueva isla, ya que el mar cambia constantemente, dando la sensación de estar vivo.

Además siempre tienes la ocasión de encontrarte con otro jugador, lo que crea una tensión muy lograda, por no perder tu botín, y que te hace huir como un cobarde o enfrentarte a vete tú a saber quien, dado que el juego no indica en ningún momento el nivel y la experiencia de tu contrincante; esto último totalmente premeditado por los propios desarrolladores.

Seguiré jugando a Sea of Thieves, disfrutando del mes de Game Pass, y os seguiré trayendo diarios de abordo como este; si es que os gustan. Me gustaría que compartierais vuestras experiencias en los comentarios. Nos vemos en el siguiente diario marineros.

Please follow and like us: