Deadlight, supervivencia de la vieja escuela

 

DEADLIGHT_ANALISIS_PC_DDuJ

 

Deadlight es un juego que muchos llevábamos tiempo esperando y ahora llega en su versión para PC. Dejando atrás las mejoras que podamos ver en el apartado gráfico, gracias a la potencia extra de las tarjetas gráficas de los PC, Deadlight sigue siendo el mismo juego que pudimos jugar en la consola de Microsoft. Tequila Works es un nuevo estudio de desarrollo afincado en Madrid, que se fundó en 2009 y con Deadlight han intentado crear un juego de la vieja escuela, que nos recordará en muchos momentos a juegos como Another World (Éric Chahi, 1991) – juego desarrollado por una sola persona – o Flashback (Delphine Software, 1992), compartiendo con ellos muchas similitudes.

 La historia está narrada, casi en su totalidad, a través de cinemáticas creadas con dibujos hechos a mano, con algo de movimiento y pequeñas animaciones, a modo de cómic y también habrá momentos de escenas creadas con el motor del juego, que nos narrarán partes importantes, algunas a modo de flashback, pero requieren de nuestra interacción para continuar. El protagonista ha perdido la memoria y está buscando a su mujer e hija. Iremos recuperando parte de esta memoria y descubriremos donde se encuentra sus familiares, además de ayudar a un grupo de supervivientes a poder huir. Deciros que el final da un giro inesperado y nos ha dejado totalmente sorprendidos.

Deathlight es ambientación, tanto sonora como gráfica. Todo está cuidado para que transmita la sensación de estar en la Seattle del año 1986. Se ha trabajado mucho en las sombras y los juegos de luces, dando unos claroscuros que pueden recordar a juegos como Limbo, pero aquí todo está mucho más detallado y habrá cosas que pasen desapercibidas a poco que no nos fijemos en ellas y que suceden en segundo plano.

DEADLIGHT_ANALISIS_PC_6_DDuJ

Es cierto que Tequila Works buscaba crear un juego de la vieja escuela  y en cierto modo lo han conseguido. Deadlight es un juego de ensayo y error y  para disfrutarlo con pausa, fijándonos bien en los escenarios, con momentos de tensión e incluso algunos en los que tendremos que correr, siendo estos bastante espectaculares y recuerdan mucho a Canabalt (Adam Saitsman, 2009), en su mecánica y desarrollo. Es necesario que nos adaptemos al control, ya que tiene un timing diferente, que comparte similitudes con los juegos que he citado anteriormente, a los que era necesario aprender a controlar al personaje, ya que no tenía un control muy habitual.

DEADLIGHT_ANALISIS_PC_4_DDuJ

Tendremos algunas armas de fuego, un hacha para el combate cuerpo a cuerpo y hasta un tirachinas, que usaremos para poder activar o desbloquear zonas inalcanzables en un principio. Pero en ningún momento será la mejor opción enfrentarnos a los enemigos y siempre dará mejor resultado huir o subirse a un sitio alto, ya que no saben escalar. Tendremos que estar muy pendientes de los enemigos, las sombras, ya que nuestra vida no es muy extensa que digamos y a poco que nos encontremos rodeados, moriremos.  La munición escasea en casi la totalidad del juego, por lo que tendremos que reservarla, para ciertos momentos. Los puzles son bastante sencillos y evidentes, aunque algunos son demasiado estrictos en cuanto a su resolución, con el uso exclusivo del tirachinas, por ejemplo o de la pistola y en alguna ocasión, nos quedaremos muy bien sin saber qué hacer.

DEADLIGHT_ANALISIS_PC_1_DDuJ

 A veces iremos acompañados de un personaje secundario, que nos ayudará a continuar o precisará de nuestra ayuda para sobrevivir. Y también existe la ayuda de objetos del escenario para poder acabar con las sombras y nos valdremos de gritarles, para atraerlos a zonas peligrosas, como zonas electrificadas, suelos a punto de romperse o precipicios.

Pero si hay algo que se le puede achacar a Deadlight, es su corta experiencia. El juego nos ha durado algo más de dos horas y media, intensas sí, pero muy cortas. Por suerte tendremos una serie de extras, que pueden alargar un poco más nuestras horas con el juego, como páginas de un extenso diario, objetos que podremos recoger y hasta podremos conseguir tres maquinitas, a modo de Game & Watch, con las que podremos jugar. También desbloquearemos videos del desarrollo del juego, un modo extra de dificultad al finalizarlo y podemos compara marcadores con los de los amigos.

DEADLIGHT_ANALISIS_PC_2_DDuJ

Sello de calidad DDuJ

Hay que destacar la BSO del juego, compuesta por David García Díaz, que da este toque de ambientación y personalidad, que encaja como un guante, consiguiendo dar la emotividad que requiere. Seguiremos de cerca el trabajo de este gran compositor, del cual nos declaramos fans desde ya.

En definitiva, Tequila Works ha hecho un gran trabajo. Deadlight es un juego que podía haber dado mucho más y uno tiene la sensación de que esto es solo una parte de algo más grande, que tenían pensado en un comienzo y que en cierto punto han decidido enfocarlo por otro camino. Deadlight no es un mal juego, ni mucho menos, se disfruta mucho y sobre todo hará las delicias de muchos amantes de la vieja escuela.

Texto perteneciente al doble análisis publicado en RetroManiac 7

Compartir: