Tomb Raider, nacida para sobrevivir

TOMBRAIDER_ANALISIS_PS3_DDuJ

¿Quién no recuerda esa exploradora con una pistola en cada mano, pantalones cortos ajustados y grandes dotes para la aventura? Lara Croft, la heroína que marcó un antes y un después en el mundo de los videojuegos, vuelve en forma de reboot con una nueva entrega alejada del icono sexual en el que se convirtió, después de numerosos capítulos de mayor y menor fortuna a su espalda, con Tomb Raider (íd.; Crystal Dynamics, 2013).

La historia nos presenta a Lara junto a la tripulación del barco Endurance en busca de una vieja civilización, los Yamatai, que se cree que están en una isla perdida del océano Pacífico. La expedición pretende adentrarse donde nadie lo ha hecho antes y donde otros han fracasado, es en ese momento cuando una terrible tormenta parte el Endurance en dos y nos deja a la deriva hasta llegar a una isla. Lara verá a otros miembros de la tripulación, pero antes de que pueda acercarse a ellos sufre el ataque de unos extraños habitantes. Este es el punto de partida de la nueva aventura o más bien de la pesadilla de nuestra heroína. Tomb Raider ofrece una historia muy atractiva, bien planteada y divertida que nos enganchará de principio a fin. El peso de otros personajes de la tripulación a lo largo del juego es muy destacado, aportando interesantes subtramas y giros de guión. También hay un par de cinemáticas que profundizan en la personalidad de dichos personajes. Mencionar lo cuidada que esta la evolución de Lara, que se nos presenta como una joven inexperta, asustadiza y que los acontecimientos la convierten en una superviviente a la fuerza. Lo que más me ha gustado es el tono maduro y serio de la entrega, ofreciendo momentos que nunca pensé que vería en un juego de Tomb Raider.

TOMBRAIDER_ANALISIS_PS3_1_DDuJ

Como buen juego aventurero estará presente la exploración y las plataformas, pero este capítulo cuenta con un nuevo enfoque algo más cercano a la acción. En este aspecto Lara contará con varias armas y herramientas, entre las que se encuentran pistolas, recortadas y ametralladoras, además de destacar el arco y el piolet entre otras. Las dos últimas serán fundamentales según avanza la trama para llegar a nuevas zonas o superar distintos desafíos. También tiene un ligero toque estratégico puesto que los enfrentamientos con enemigos los podemos realizar de forma sigilosa, utilizando cualquier elemento del entorno o atacando de forma más directa. Tal vez este giro no os guste demasiado, no os alarméis, solo es la punta del iceberg.

La exploración es constante en entornos muy amplios y variados, aunque también hay zonas más pasilleras. Será un reto conseguir todos los objetos, diarios y superar los desafíos de cada capítulo. Es gracioso cuando encuentras un objeto y lo examinas detenidamente como si fuese una reliquia y de pronto te encuentras que tiene un código de barras con el precio. Lara mostrará su decepción ante tal falsificación en voz en off. Los diarios son un importante tesoro porque aportan datos que ayudan a comprender mejor la historia. La parte de puzles viene de la mano de las tumbas que están repartidas por todo el mapeado y que deberemos de encontrar. No son muy complicados pero te mantienen unos minutillos pensando, además de que se agradecen. La inclusión del elemento “instinto”, algo que ya hemos visto en otros títulos y que cada vez es algo más común, nos facilitará este aspecto jugable. Con el “instinto” Lara verá todo en blanco y negro, mientras que los objetos importantes del entorno se destacan de color amarillo, y si nos movemos perdemos dicha característica.

Lo que diferencia a Tomb Raider de otros títulos es la profundidad que ofrece el juego. Con esto me refiero a que Lara tiene que sobrevivir y para ello tiene que ganar experiencia. Esta se consigue eliminando a los enemigos según de que forma, también cazando diferentes tipos de animales e invertir las ganancias en los campamentos base que iremos encontrando. Los campamentos hacen tanto de checkpoints, permitiéndonos ir de uno a otro en cualquier momento, como de tienda. Aquí iremos subiendo las características y habilidades de Lara, entre las que están el manejo de armas, la exploración y la supervivencia. Desbloqueamos nuevos movimientos de ataque, como esquivar y tirar tierra para cegar al enemigo, ver más fácilmente los objetos del entorno o conseguir que la caza nos dé mayor experiencia, entre muchas otras. Si encontramos piezas de armas, estas las podemos añadir si disponemos del dinero suficiente. Todas estas posibilidades nos retan a una correcta administración de recursos de cara a superar los niveles con más o menos apuros. Advierto que en algunas zonas tendremos la sensación de que podemos explorar nuevos caminos, controlar vuestras ganas, no como yo, puesto que son inaccesibles hasta que consigamos algún elemento mucho más adelante.

Por si fuera poco, la aventura ofrece más de un momento frenético con partes donde tendremos que correr, saltar y luchas mientras todo se derrumba a nuestro alrededor. Muchas de estas están vienen de forma de prefijada, pero esto no resta ni un ápice de espectacularidad dotándolo de una narración muy cinematográfica.

TOMBRAIDER_ANALISIS_PS3_2_DDuJ

El apartado técnico es muy bueno en líneas generales. El diseño de escenarios está muy cuidado, con variedad de entornos, combinando perfectamente las zonas amplias con otras más reducidas, consiguiendo transmitir sensaciones de libertad, miedo y tensión según el momento. Efectos como el agua y el viento cumplen notablemente, pero es el fuego el que está más conseguido. No solo en las explosiones, con chispas y cenizas, sino también en detalles como el fuego expandiéndose sobre el techo de una cueva cuando está la antorcha próxima a él. Las luces, sombras y reflejos refuerzan dicha calidad. El modelado de los personajes es muy bueno, aunque el de Lara Croft sobresale del resto. Destacar las animaciones de nuestra heroína, tanto en las cinemáticas como durante el gameplay. Tiene detalles como levantar las manos protegiéndose la cara de las llamas del fuego al pasar cerca o estirarlas para tocar las pareces de una cueva. Merece la pena dejarse matar en más de una ocasión para observar las espectaculares y grotescas muertes que puede sufrir Lara. Por poner una pega algunas texturas están un poco descuidadas, pero cuando te paras y observas el conjunto de los escenarios se te olvida. Mucha de la espectacularidad del título reside en la colocación de las cámaras, planos aberrantes, cenitales, que se alejan o acercan para que palpemos el dolor y sufrimiento de nuestra protagonista.

Los efectos de sonido, así como la música, forman un apartado muy completo. Tiene melodías muy aventureras, épicas, junto a otras más dramáticas y melancólicas. La sensación de sumergirnos en los distintos entornos es constante con esos efectos ambientales. Destaca el muy buen doblaje de Lara y también el del resto del elenco de personajes, dando veracidad y coherencia a cada situación.

Con esta entrega el dicho de que hay juegos a los que les meten el multijugador con calzador se cumple. Me quedé impresionado con el bajón técnico que presenta en este aspecto, nada que ver con la campaña. Puede resultar divertido durante un par de horas, contando con los clásicos modos de juego por facciones, subidas de nivel por objetivos que nos permiten desbloquear nuevos personajes y accesorios para nuestras armas, pero poco más.

TOMBRAIDER_ANALISIS_PS3_3_DDuJ

En conjunto este Tomb Raider es una grandísima sorpresa, coge distintos elementos jugables y los combina a la perfección, introduce un lavado de cara nuevo a nuestra protagonista y eleva la historia a un nivel de dramatismo y realismo a la saga nunca antes visto. Todo ello lo convierte en un juego muy divertido, entretenido y en definitiva sobresaliente.

Compartir: