Shadow of the Colossus, la épica como narrativa

SHADOW_OF_THE_COLOSSUS_JUEGODELASEMANA

 

Team ICO (2006)

PlayStation 2, PlayStation 3 (Versión HD)

Aventura / Acción / Plataformas

 

 Narrativa imperecedera por medio de la mecánica jugable.

 

EL JUEGO. Shadow of the Colossus significa muchas cosas, las cuales, lo lleva a terreno que muy pocos videojuegos suelen cruzar, «Más que un juego». Uno de los momentos que más me marcaron es el primer encuentro con un Coloso. Todo estaba orquestado de una manera que nunca había visto y menos en PlayStation 2. Aquel increíble y descomunal enemigo, se movía de forma casi orgánica, como si tuviera vida propia. Su movimiento vaticinaba las proporciones desmedidas que poseía y la música, que hacia acto de presencia en el mismo momento que te encontrabas con él, anunciaba que aquel iba a ser un combate épico. Al cabo de unos minutos, pensando como vencer aquel enemigo y después de que una extraña voz me diera pistas de ello, descubrí que había que subir por una de sus piernas. Al acceder a ese camino, para llegar hasta su cabeza, donde estaba su punto débil, en el mismo momento que me daba cuenta de que era por ahí por donde tenía que ascender, en ese mismo instante, la música cambiaba otra vez, para anunciarme de forma «meta-épica», que había encontrado la forma de vencerle. Ese momento quedará marcado para siempre en mis sentidos y hace que este juego sea especial.

Lo mejor vino después, cuando descubrí que aquello era solo el comienzo de mi aventura, que aún quedaban muchas batallas por delante y muchos colosos. Cada uno de ellos es como una fase en sí misma, que hay que descifrar y que una vez terminado con él, no se premia por ello. Es algo extraño que un juego incite a terminar con todos los colosos, por salvar a una chica (historia manida en este mundillo) pero que a su vez, se castigue cada vez que terminas con uno de esos seres casi semidioses. El recorrido de un coloso a otro se hace con ayuda de Agro, tu inseparable caballo, al que cogerás un cariño especial y que echarás en falta cada vez que no esté a tu lado, porque es tu amigo, el único ser vivo (aparte de las lagartijas) que no quiere matarte. Los enfrentamientos contra colosos que incluyen a Agro en el combate, son de un planteamiento envidiable, que el resto de compañías deberían tomar como ejemplo. Jamás batallar a lomos de un caballo ha sido tan épico y tan jugable a la vez.

Shadow of the Colossus es la obra cumbre de Team ICO. El juego que los elevó a un altar, después de otra genial obra, ICO, que paso más desapercibida, pero que el tiempo la ha puesto en el lugar que merece. Shadow of the Colossus es un juego lanzado en PlayStation 2, que le queda grande al hardware de la consola y pese a tener un frame rate bastante inestable, que no afecta a su jugabilidad, presenta un apartado gráfico a otro nivel, pero en el que hay que fijarse bien o leer algún documento de su desarrollo para entender a qué nivel técnico está el juego. Mover esos colosos, como entes propios, con esas animaciones y esa presencia casi viva, no está al alcance de cualquiera y Team ICO lo consiguió. Además el juego no tenía ninguna carga que eliminara esa sensación de explorar un mundo que podría existir de verdad. La desolación que presenta los parajes por los que se desarrolla el juego está más que medida, sensación que genera un desasosiego en el jugador cada vez que va en búsqueda de un nuevo enfrentamiento, con ayuda de la espada y la luz que emite para marcar el nuevo punto a donde ir. Cada enfrentamiento con los colosos son muchas cosas, es encontrar un nuevo combate, una nueva fase y a su vez, es dejar de esta solo con Agro, aunque la presencia del coloso sea poco beneficiosa para ti y quiera matarte.

Este juego es de esos que regalaría a todo el mundo, porque en mi opinión, se trata de una obra maestra imperecedera, que incluso a día de hoy y seguramente en años posteriores, se sigue degustando igual de bien y se deja jugar de igual manera que en su primer día. Compré este juego en 2006 junto a Oblivion, en su versión PC, y tengo que decir que Oblivion estuvo guardando polvo en la estantería hasta que completé Shadow of the Colossus. Juego que me atrapó y enamoró por completo y que no he vuelto a jugar, aun teniendo la versión HD, por miedo a estropear aquella experiencia, para mí, no superada por ningún otro juego hasta la fecha.

Compartir: