La importancia de un buen ajuste de brillo en los videojuegos

Ajustar el brillo al nivel que los desarrolladores recomiendan, mejora la experiencia y la atmósfera de los videojuegos. ¿Hacéis caso a estos selectores?

¿Cuántos sois los que subís el brillo a los juegos para jugar más cómodo? Seguro que muchos, yo mismo lo he hecho en muchas ocasiones. Pero desde hace un tiempo no es algo que me tomo como baladí y he empezado a ajustar el brillo de la imagen tal y como recomiendan los desarrolladores.

A todo esto hay que sumar una buena calibración de la pantalla de juego, algo que no todo el mundo presta atención, y que es de suma importancia para recibir la experiencia tal y como el desarrollador tenía en mente.

Un mal ajuste de brillo puede eliminar la atmósfera por completo

Quería tratar el tema del brillo de la imagen en los videojuegos desde hace tiempo, sobre todo después de jugar a algunos títulos que viven de su atmósfera, como pueden ser algunos survival horror, por ejemplo. La idea me rondaba en la cabeza desde que jugué a Resident Evil 6, aunque este de survival tiene poco, y seguía siendo redundante en mi cabeza jugando a The Evil Within.

Ambos títulos gozan de una atmósfera muy especial, que da ambiente a las situaciones, y que podemos cargarnos de forma exponencial. Recuerdo comentarios sobre Resident Evil 6 del tipo: “Te hacen ajustar el brillo bajo para que no veas lo cutres que son las texturas a veces.” Yo pensaba más bien al contrario; han desarrollado así el título, porque su idea era que lo jugaras con el nivel de brillo bien ajustado, y con ello han aprovechado recursos para otras cosas.

Resident Evil 6
En esta parte, con un brillo demasiado alto, se pierde parte de la ambientación. Tal como está, no sabemos bien cuantos zombis hay, y la sensación que transmite la luz de fondo, con las sombras de lo zombis, es de opresión hacia el jugador.

Esto mismo se puede aplicar a The Evil Within, juego en el que la iluminación es bastante importante, en muchas situaciones, y que con un nivel de brillo demasiado alto, o mal ajustado, nos cargamos por completo. Un ejemplo claro son las fases que más recuerdan a Resident Evil 4, en las que recorremos pueblos semiabandonados en los que escasea la iluminación, y un simple relámpago ilumina el escenario para que te situes en el mismo. Con un brillo alto vemos todo con perfecto detalle y los relámpagos pasan a un segundo plano.

Se puede poner de ejemplo muchos otros juegos, como Alien Isolation, en el que la iluminación es muy importante también. Un mal ajuste de brillo puede delatar al Alien a nuestro favor en muchas ocasiones, con lo que se pierde parte de la gracia de no saber muy bien donde está, que es con lo que juega el título continuamente.

En ocasiones la experiencia de juego se ve alterada

Jugando a la demo de Mafia III, ayer mismo, es cuando este tema ha vuelto a resurgir en mi cabeza. Me llevó unos minutos ajustar el brillo del juego, y me hizo comprobar que la experiencia de juego era muy diferente según el ajuste del mismo. No os voy a mentir, ajusté el brillo de forma que todo se veía demasiado oscuro, o eso creía, para subirlo y verse mejor. Pero al cabo de unos minutos volví a ajustarlo como al principio, porque la experiencia no era la misma.

Os voy a poner un ejemplo con dos imágenes, para que lo veais más claro. Cada una de ella tiene un ajuste de brillo diferente.

Mafia III
Imagen con el brillo ajustado tal y como describe el selector. El reflejo en el barro de la hoguera es más acentuado, Lincoln parece estar oculto en la oscuridad, y nuestro objetivo, que es la iglesia, queda más presente en todo momento.

En esta primera imagen podéis ver el juego con el ajuste de brillo que los desarrolladores recomiendan. Como veis, la iluminación juega un papel fundamental. En ocasiones nos parapetamos detrás de una pared u objeto, y vemos que el personaje está en la oscuridad, lo que resulta lógico que los enemigos no nos vean.

Mafia III
Imagen con el brillo “mal” ajustado. Se pierden muchos matices en la iluminación, y casi parece que está anocheciendo. Lincoln no parece estar tan oculto, y la iglesia pasa a ser parte del escenario sin más, sin destacar como antes.

En esta segunda imagen está el brillo ajustado de otra forma, más alto, como es evidente. Lo ajusté así porque de la otra forma no conseguía ver bien a los enemigos, pero no tardé en darme cuenta que la experiencia no era igual que antes. Además que había perdido parte de la atmósfera que transmitía la iluminación, con detalles como las sombras sobre Lincoln Clay, que se perdían por completo. Además de que en todo momento veía todo con demasiada claridad, y se tornaba mucho más fácil.

No os voy a mentir, pasé varios minutos configurando el brillo hasta que encontré el ajuste correcto. Las noches ahora son oscuras, con buena iluminación, y los días claros, como es debido.

Por todo esto, creo que hay que hacer más caso a los selectores de brillo, más cuando los desarrolladores se han preocupado de meterlos. No creo que sea una decisión arbitraria, sino su perspectiva de la obra. Una decisión de diseño más, que muchas veces pasamos por alto, y que deberíamos tener más en cuenta. En una generación de la luz, que es como llamo yo a la generación presente, creo que esto es más importante que nunca, para lograr así tener una experiencia más completa o más cercana a la idea de los propios desarrolladores.

Y vosotros ¿Hacéis caso a estos selectores de brillo? ¿Tenéis los monitores o televisores bien calibrados?

Please follow and like us: