Espacio de almacenamiento para nuestra colección de videojuegos

ESPACIO_ALMACENAMIENTO_DDuJ

Los videojuegos es uno de los sectores que más ha evolucionado en menos tiempo, comparado con otros campos. A lo largo de los años, el formato de almacenamiento del videojuego ha ido cambiando también, dependiendo de la consola y todos esos formatos han evolucionado o evolucionarán al mismo fin, el formato digital. Sin duda es un gran avance, el cual no a todos nos gusta, ya que perdemos el videojuego tangible, el que tocamos con la mano, el formato físico. Es cierto que los que dedicamos nuestro tiempo y dinero a coleccionar videojuegos, vemos el futuro muy negro, aunque siempre queda la posibilidad de conseguir juegos en formato físico, que no hayamos comprado aún. Pero lo cierto es que estamos condenados a extinguirnos o estancarnos en cierto momento que no habrá más que comprar y colocar en la estantería. Lo mismo sucede con las tiendas donde venden videojuegos, las cuales tendrán que cambiar el sistema de venta y adaptarse, si no quieren morir como tales.

Todo esto está muy bien, o no,  pero en cierto modo el formato digital tiene ventajas. No ocupa espacio, – bueno en el disco duro si – no tenemos que salir de casa para comprarlo y podemos beneficiarnos con descuentos que no son posibles en formato físico, como ya estamos viendo en las ofertas de Steam, por ejemplo. Pero no todo es bueno y el formato digital tiene muchas desventajas, aunque os voy a hablar de una de ellas en concreto, el espacio necesario para almacenarlo.

Hace unos días compré Max Payne 3 en Xbox Live, porque el juego estaba rebajado y costaba 5€, un precio muy tentador, que me invitó a probar el juego de Rockstar Games. Me dispuse a descargarlo y comprobé que la descarga ocupaba algo más de 7Gb, cosa que me extrañó, ya que tenía entendido que el juego venia en varios DVD en la versión de Xbox 360. Empecé a jugar y después de pasar varias misiones, el juego me invitó a bajarme otros 5Gb – en tres pack – para poder seguir jugando. Sumados a los 7Gb que me había bajado ya, hacia un total de algo más de 12Gb para poder seguir jugando a Max Payne 3. Teniendo en cuenta que el disco duro de mi consola es de 60Gb, la verdad es que el espacio no me sobraba y tuve que apañármelas como pude.

Mi solución fue pasar varios juegos Arcade e Indies, que tenía instalados en el disco duro, a un PENDRIVE de 8Gb que no usaba. Con ello conseguí hacer espacio al juego y dejar la consola un poco aliviada con algo de espacio extra. Entonces salió mi duda, en un futuro, cuando todo sea digital ¿Que disco duro vamos a necesitar para almacenar todos nuestros juegos?

ESPACIO_ALMACENAMIENTO_2_DDuJ

Con todo esto hice un recuento de todos los juegos en formato físico que tengo de Xbox 360 y conté unos 160 aproximadamente. Si para cada juego uso una media de unos 6Gb, tirando por lo bajo, porque hay juegos que ocupan más, pero también hay algunos que ocupan menos, la cifra asciende a 960Gb, el espacio necesario que tendría que tener para poder almacenar todos los juegos de mi colección, aproximadamente – solo a un friki de las estadísticas como yo, se le podía ocurrir tal calculo…

Ahora pensemos un momento en el disco duro que vendrá en las futuras consolas de nueva generación. Supuestamente 500Gb es el espacio que va a ofrecer, a falta de confirmación. Si también tenemos en cuenta que las dos consolas usarán Blu-Ray y los juegos tendrán mejores texturas, vídeos de mayor resolución para adaptarse al nuevo formato, seguro que necesitaran más espacio para cada juego, con lo que 500Gb, que parece mucho, se quedará en muy poco espacio.

Por ello, el negocio real del mercado digital, creo que está en el espacio de almacenamiento. Es cierto que siempre podemos borrarlo para liberar espacio y volver a descargarlo para jugar. Pero si nos ponemos a comparar con el formato físico, la inmediatez de coger el disco, introducirlo en la consola, instalar si es necesario y jugar, siempre va  a ser mucho menor que volver a bajar el juego de Internet, mas si nuestra conexión no es demasiado rápida. Además no tenemos la seguridad de que el contenido esté siempre disponible para bajarlo en un futuro, como ya hemos podido ver con el sistema online de muchos juegos, que se elimina por completo, capando las posibilidades de algunos juegos, como la próxima desconexión de White Knight Chronicles, de Level 5 este mismo año. Con ello, parte de las posibilidades del juego y quizás la mejor parte del mismo, se elimina por completo, por lo que pagamos por un juego completo en un comienzo y al final nos quedamos con la mitad del juego que habíamos pagado. Además, Steam, por ejemplo, siempre ofrece la posibilidad de hacer un backup de nuestros juegos. Imaginaros que un día deciden borrar parte del contenido, que puede pasar, ir preparando discos duros para guardar la colección de juegos.

ESPACIO_ALMACENAMIENTO_1_DDuJ

Si pensamos en los sistemas Onlive o Gaikai – que irá instalado en las próxima Ps4 – nos evitan este problema, ya que no descargamos nada en nuestro disco duro y jugamos en streaming. Siempre teniendo en cuenta que se necesita una conexión de mas de 5Mb para poder jugar. Pero lo cierto es que estamos pagando por jugar, no por poseer el videojuego y aquí surge otro problema. En el futuro no pagaremos por comprar un juego, sino por jugar al juego. Con esto todo vuelve a los inicios del videojuego en sí mismo, en los salones recreativos, donde pagábamos 25 Pts por jugar a la maquina, pero la misma se quedaba en el bar o en salón recreativo, por lo que teníamos que volver a pagar si queríamos volver a jugar ¿Sucederá esto con los futuros videojuegos?  Quizás el futuro sea una suscripción a un catalogo, a una desarrolladora o editora de juegos, ya veremos.

Siempre se dice que la vida es un ciclo que da vueltas continuamente y que terminamos donde empezamos. Si lo ponemos en práctica en el sector del videojuego, parece que estamos cerca de dar la primera vuelta ¿A dónde irá todo esto?

Compartir:
Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en «Aceptar» en el banner

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar